CÁNCER DE MAMA: CUANDO LA DECISIÓN ES NO RECONSTRUIR

Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) sólo un 30 % de las mujeres optan por la reconstrucción del pecho tras la mastectomía. Aunque son datos de 2012, nos permiten ver que existe un gran colectivo de mujeres que posiblemente utilizarán prótesis externas de mama.

El uso de prótesis externas de mama no es sólo una cuestión de estética o psicológica. Al perder un pecho, el peso a ambos lados del tórax se descompensa y repercute en la musculatura y a largo plazo también en la estructura de la columna, por lo que es importante mantener esta simetría mediante el uso de prótesis externas de mama que se equilibren esta situación.

La primera prótesis que se coloca tras la cirugía suele ser textil. Aquí sí que buscamos una función estética y psicológica, a la espera de que la cicatrización de la herida permita una solución más definitiva. Una vez cicatrizado, pasaremos a la prótesis externa, fabricada con siliconas de distintas densidades para conseguir un peso y un comportamiento lo más cercano posible al pecho natural.
En función del tipo de cirugía realizado necesitaremos un tipo u otro de prótesis. Tendremos prótesis parciales si la cirugía ha sido sólo de una parte de la mama y totales en caso contrario. Para el caso de mastectomías con vaciamiento de ganglios axilares, la prótesis tendrá una forma asimétrica, con una parte alargada denominada pala, destinada a cubrir el hueco bajo la axila.
La prótesis debe asemejarse tanto en tamaño como en comportamiento (movimiento, forma adoptada en distintas posturas, ya sea tumbada, sentada, de pie,…) lo más posible al pecho natural de cada mujer y a las circunstancias de su vida diaria. En el caso de mastectomías dobles, también se valorará el tamaño que más se corresponda con su anatomía y sus gustos.
A lo largo de la vida, es probable que no se utilice siempre la misma talla de prótesis ni con la misma forma o tipo de silicona, de igual modo que no siempre utilizamos la misma talla de sujetador o de ropa y nuestro cuerpo cambia con la edad. Para adaptarse a distintas situaciones, existen también prótesis diseñadas específicamente para uso deportivo o para baño/natación, pezones de distintos tonos para asemejarlos al tono de piel de cada mujer,…

Algunas prótesis ( las menos), se fijan directamente a la piel mediante adherentes especiales, pero lo habitual es que se alojen en un bolsillo de tela que puede coserse al sujetador, que favorece una mejor transpiración del tejido cicatricial, evita que la prótesis se salga del sujetador y alarga la vida útil de la prótesis.
Aunque hay mujeres que optan por seguir utilizando sus sujetadores habituales, a los se cosen los bolsillos para alojar la prótesis (cuidado, los aros pueden deformarla o acabar por romperla), lo más aconsejable es utilizar sujetadores especialmente diseñados para ello, pues harán que la prótesis no se desplace y evitarán holguras que dejen ver que se utiliza prótesis con el uso de escotes o al agacharse, lo que también hemos de tener en cuenta con la ropa de baño. Una vez más, lo más importante de los sujetadores para mastectomía no es la función estética, sinos que están diseñados para una correcta distribución del peso del pecho y de la prótesis, dejando libres de costuras las zonas más habituales de tejido cicatricial y ayudando en cierta medida a prevenir el linfedema del que también hablaremos en este artículo.

La prótesis se usa durante el día y se deja en su caja durante la noche, donde mantiene su forma correcta. Para su limpieza, es recomendable seguir las instrucciones que marque el fabricante y aunque existen productos específicos sobre todo en aquellas que se adhieren a la piel, lo habitual es su limpieza con agua templada y jabón neutro, incluso en la misma ducha. Debemos tener especial cuidado con la uñas o cualquier elemento punzante que pueda romper la prótesis, así como no secarlas con calor.
Afortunadamente, cada vez son más las casas comerciales que cuidan no solo la funcionalidad sino también la estética tanto de las prótesis como de la lencería para mastectomía, contribuyendo a normalizar la vida de la mujer que pasa por un cáncer de mama.

Autora: Ana Teresa Jódar

BIBLIOGRAFÍA
1. Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparador y Estética. Estudio nacional sobre la calidad del tratamiento integral a las mujeres afectadas por cáncer de mama. Madrid.SECPRE. 2012. Depósito Legal M-33921-2012.
2. Jetha ZA, Gul RB, Lalani S. Women experiences of using external breast prosthesis after mastectomy. Asia-Pacific journal of oncology nursing. 2017; 4(3):p. 250.
3. Ribeiro AP, Maniaes T, Hamamoto AN. The Effects of Mastectomy and Breast Reconstruction on Body Posture and Biomechanical Aspects. En Springer, editor. Women’s Health and Biomechanics . Cham; 2018. p. 57-69
4. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Prótesis mamaria externa [Internet]. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos Madrid; s.f. [consultado 30 septiembre 2018] Disponible en: https://botplusweb.portalfarma.com/Documentos/2013/11/11/61725.pdf
5. Breastcancer.org [Internet]. Ardmore: Breastcancer.org; 2016 [s.f.; citado 30 septiembre 2018] Tratamiento y efectos secundarios-Cirugía-Reconstrucción mamaria- Protética: una alternativa a la reconstrucción. Disponible en: https://www.breastcancer.org/es/tratamiento/cirugia/reconstruccion/protetica

Te invitamos a que leas otros artículos escritos por el equipo de JuntosXTuSalud, relacionados con el cáncer de mama:
Lactancia: http://juntosxtusalud.com/lactancia-despues-de-un-cancer
Cáncer de mama y genética: http://juntosxtusalud.com/tengo-cancer-de-mama-y-mis-hijas-lo-tendran
Tratamientos oncológicos: http://juntosxtusalud.com/tratamientos-oncologicos

2 comentarios en “CÁNCER DE MAMA: CUANDO LA DECISIÓN ES NO RECONSTRUIR

    1. En España las prótesis mamarias estás cubiertas por la seguridad social. Habitualmente la solicita el cirujano que la operó, peo también puede solicitarlo a través de su medico de cabecera. Con la solicitud se pone en contacto con una ortopedia que le darán las convenientes indicaciones. Tiene derecho a su recambio cada dos años. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *