EL LINFEDEMA COMO COMPLICACIÓN EN EL CÁNCER DE MAMA

El linfedema en el brazo del pecho operado es una de las complicaciones del cáncer de mama y se estima que afecta al 20-25% de las pacientes.

La extirpación cada vez más frecuente del ganglio centinela en lugar de los axilares ha supuesto una disminución importante de este tipo de complicación, si bien la radioterapia en la zona axilar también puede dañar el sistema linfático y favorecer su aparición. La obesidad o el sobrepeso también pueden influir en la probabilidad de padecerlo.

La linfa es un líquido encargado de retirar aquellos productos del metabolismo o de deshecho que son demasiado grandes para atravesar las paredes de los capilares venosos, como ciertas proteínas, y partículas extrañas como bacteria o virus. Circula por los vasos linfáticos hasta llegar a los ganglios linfáticos, que sirven de filtro y neutralización de patógenos y se devuelven a la circulación sistémica. Si están dañados estos ganglios, la linfa se queda sin su camino habitual de retorno y se acumula en el brazo, provocando edema y daños en los tejidos, pues no olvidemos que contiene materiales de desecho del metabolismo y es un excelente caldo de cultivo para infecciones. Este acúmulo de líquido, que suele diagnosticarse por diferencia de medida del perímetro del brazo en distintos puntos anatómicos con respecto al brazo sano, es lo que se denomina linfedema.
El momento de aparición del linfedema es muy variable, de modo que han llegado a aparecer casos hasta 30 años después de la cirugía, aunque el 80% de los casos aparece en un plazo de 3 años.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DEL LINFEDEMA
No existe tratamiento curativo para el linfedema, sólo sintomático, de ahí la importancia de su prevención.
Aunque tradicionalmente se ha desaconsejado el ejercicio con ese brazo, hay evidencias de que el ejercicio moderado y dirigido siempre por fisioterapeutas o rehabilitadores especializados puede ayudar a prevenirlo. Repetimos por si no ha quedado claro: ejercicio moderado y dirigido siempre por fisioterapeutas o rehabilitadores especializados y siempre a juicio del especialista, pues cada caso requiere un tratamiento individualizado.

Una situación que puede desencadenar de forma rápida un linfedema es una lesión, ya sea por la inflamación, o por ser puerta de entrada de microorganismos. Situaciones que se resolverían sin mayor complicación en condiciones habituales, como pincharnos con una espina, una picadura o hacernos un arañazo, van a dar lugar a un acúmulo de linfa y de microorganismos, con el consiguiente riesgo de linfedema, por lo que es importante evitar estas situaciones con medidas como pueden ser el uso de guantes en trabajos o situaciones en los que exista riesgo de cortes (jardinería, limpieza de pescado, bricolaje, trabajo de taller,…), tener las uñas cortas, mantener la piel en las mejores condiciones de limpieza e hidratación posibles, evitar extracciones de sangre o tomar la tensión en ese brazo, no utilizar anillos o pulseras que queden justos o utilizar repelentes de insectos, entre otras. Es importante tener consciencia como paciente de la posible gravedad de estas pequeñas lesiones y acudir al médico para que valore la necesidad de tratamiento.

El tratamiento del linfedema debe instaurarse de la forma más temprana posible para disminuir los síntomas y evitar su progresión, combinando el drenaje linfático manual con la compresión. Esta combinación de drenaje mediante masaje linfático manual a cargo de un fisioterapeuta especializado y vendajes compresivos o prendas de compresión especiales, ha de acompañarse de medidas higiénico-dietéticas (ejercicio pautado, reducción de sal en las comidas, correcta hidratación de la piel,…) y es posible que tenga que instaurarse también tratamiento antibiótico para evitar la infección de la linfa.

Las prendas de compresión se realizan en un tricotado especial denominado tricotado plano, que hace que tengan muy poca elasticidad. Se denominan manguitos o mangas cuando van desde la muñeca hasta la axila y pueden ser completados con guanteletes independientes. Deberán ir cambiándose conforme disminuya el edema para que ejerzan siempre la compresión adecuada. Sus mayores inconvenientes radican en que son difíciles de poner, incómodas y poco estéticas.

También existen opciones quirúrgicas que se utilizan como medida preventiva en algunas mastectomías radicales o como tratamiento si fracasan las medidas anteriores.

Agradecimiento especial a Manuel José Ponce, fisoterapeuta, por su ayuda.

Autora: Ana Teresa Jódar

BIBLIOGRAFÍA
1. Manual MSD [Internet]. Kenilworth,: Merck Sharp & Dohme Corp; s.f. [actualizado 2018¸citado 30 septiembre 2018]. Trastornos del corazón y los vasos sanguíneos- Trastornos del sistema linfático. Disponible en: https://www.merckmanuals.com/es-us/hogar/trastornos-del-coraz%C3%B3n-y-los-vasos-sangu%C3%ADneos/trastornos-del-sistema-linf%C3%A1tico/introducci%C3%B3n-al-sistema-linf%C3%A1tico
2. NIH: Instituto Nacional del Cáncer [Internet]. Bethesda: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU; s.f. [actualizado 2014; citado 30 septiembre 2018]. El cáncer-Tratamiento del cáncer-Efectos secundarios del tratamiento. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/efectos-secundarios/linfedema/linfedema-pro-pdq
3. Pérez JA, Salem C, Henning E, Uherek F, Schultz C. Linfedema de miembro superior secundario al tratamiento de cáncer de mama. Cuadernos de Cirugía. 2018; 15(1):p. 107-115.
4. Castro-Sánchez AM, Moreno-Lorenzo C, Matarán-Peñarrocha GA, Aguilar-Ferrándiz ME, Almagro-Céspedes I, Anaya-Ojeda J. Prevención del linfedema tras cirugía de cáncer de mama mediante ortesis elástica de contención y drenaje linfático manual: ensayo clínico aleatorizado. Medicina Clínica. 2011; 137(5):p. 204-207.
5. Shaitelman SF, Cromwell KD, Rasmussen JC, Stout NL, Armer JM, Lasinski BB, Cormier JN. Recent progress in the treatment and prevention of cancer‐related lymphedema. CA: a cancer journal for clinicians. 2015; 65(1):p. 55-81.

Te invitamos a que leas otros artículos escritos por el equipo de JuntosXTuSalud, relacionados con el cáncer de mama:
Lactancia: http://juntosxtusalud.com/lactancia-despues-de-un-cancer
Cáncer de mama y genética: http://juntosxtusalud.com/tengo-cancer-de-mama-y-mis-hijas-lo-tendran
Tratamientos oncológicos: http://juntosxtusalud.com/tratamientos-oncologicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *