Ortopedia en el cáncer

Quizá la mayor asociación entre cáncer y ortopedia la tengamos en el cáncer de mama. Tanto con las prótesis externas de mama, para las mujeres que no se han sometido a reconstrucción mamaria, como con las prendas de compresión necesarias para prevenir o tratar el linfedema derivado de la extirpación de ganglios.

Las ostomías, frecuentes en procesos tumorales digestivos o urológicos, requerirán del uso de bolsas y dispositivos de fijación de la misma a la piel y de cuidados especiales de esa zona y un aprendizaje por parte del usuario para adaptarse a la nueva situación

El material antiescaras jugará un papel esencial en la prevención y el tratamiento de las úlceras de decúbito o úlceras por presión, que pueden aparecer en pacientes que pasan mucho tiempo sentados o encamados.

La discapacidad funcional que suele acompañar al cáncer puede paliarse con ayudas técnicas, muchas de ellas desconocidas por gran parte de la población. Bastones, muletas, andadores sillas de ruedas y camas de tipo hospitalario serán quizá las más conocidas, pero existen gran variedad de productos encaminados a hacer más sencilla la vida a los pacientes con cierto grado de discapacidad, ya sea temporal o permanente que pueden ser de utilidad para el paciente oncológico. Desde adaptadores para la bañera, sillas de ducha, sistemas de transferencia…, hasta utensilios de cocina especiales para tener que hacer menos fuerza para abrir latas o botes.

Autor: Jódar Pereña, Ana Teresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *