RECONSTRUCCIÓN MAMARIA, ¿QUÉ OPCIONES TENGO?

El cáncer de mama representa el cáncer más frecuentes en la mujer, según estudios afecta a 1 de cada 8 mujeres, eso supone que el riesgo de tener que enfrentarnos a él a lo largo de nuestra vida es muy alto. Tal vez nos enfrentemos de forma personal directa, o de forma cercana con alguna familiar o conocida.

La cirugía es uno de los tres grandes pilares terapéuticos, junto con la quimioterapia y la radioterapia. Cuando hablamos de cirugía del cáncer de mama inicialmente nos referimos a la cirugía de la extirpación del tumor, esta cirugía es terapéutica, nos quita la enfermedad. A grandes rasgos podemos dividirla en cirugía conservadora cuando sólo se extirpa el tumor y se respeta el resto de la mama (tumorectomía), o cirugía más amplia cuando se extirpa toda la mama (mastectomía). En ambas cirugías se suele asociar el estudio de los ganglios linfáticos, el llamado “estudio del ganglio centinela”, con o sin vaciado de los ganglios axilares según necesidad. Cuando hablamos de reconstrucción de mama la mayoría de las técnicas quirúrgicas están dirigidas a formar una nueva mama tras la mastectomía, pero también existen técnicas de mejora en las mamas que han recibido tumorectomía.

La cirugía de reconstrucción mamaria nos va a permitir recuperar una normalidad anatómica, volver a recuperar nuestra mama perdida, o mejorar la mama que nos queda tras una cirugía de tumorectomía. Y es la cirugía reconstructiva mamaria el motivo principal de este artículo.

Primer gran aspecto a tener en cuenta, la opción de reconstruirse o no tras un cáncer de mama es una elección personal. Si las condiciones médicas nos los permiten, solo nosotras sabremos si realmente deseamos o no reconstruirnos. En ocasiones el entorno sanitario, el familiar o los amigos, nos intentan dirigir en un camino que se supone el lógico. Si nos enfrentamos a la enfermedad con 30 años casi todos van a impulsarte a una reconstrucción, y si te enfrentas con 65 muchos intentarán que desistas en la intención de reconstruirte. Yo siempre recomiendo escuchar a los profesionales, dejarse aconsejar, disponer de toda la información que podamos, y después decidir que es lo mejor para nosotros.

Segundo gran aspecto que debemos conocer, hay dos momentos para realizar una reconstrucción de mama:
-reconstrucción en el mismo momento que se extirpa la mama, conocido como RECONSTRUCCIÓN INMEDIATA.
-reconstrucción pasado un tiempo desde la cirugía de extirpación de la enfermedad. Suele llevarse a cabo cuando se finalizan los tratamientos asociados de quimioterapia y radioterapia. En este caso se llama RECONSTRUCCIÓN DIFERIDA.
Según el tipo de tumor que tengamos y de las circunstancias clínica personales que existan será posible realizar una reconstrucción inmediata o, por contra, será necesario realizar primero todos los tratamientos oncológicos y después reconstruir.

Y tercer gran aspecto de esta historia que les cuento: ¿Qué técnicas quirúrgicas de reconstrucción existen?. “Cada persona es un mundo”, lo habremos oído muchas veces, y es aplicable a todo en la vida. No existe una indicación absoluta, cada paciente debe ser valorado de forma individual y tras el análisis de la situación llegar de forma conjunta con su cirujano a la opción reconstructiva más beneficiosa.
A grandes rasgos les voy a hablar de varias técnicas reconstructivas, así como cirugías de apoyo a las mismas:
-reconstrucción mediante expansión de los tejidos.
-reconstrucción mediante colgajos de tejidos locales pediculados.
-reconstrucción mediante colgajos de tejidos propios a distancia, colgajos libres micro quirúrgicos.
-cirugía sobre mama contralateral.
-reconstrucción complejo areola-pezón.
-injerto graso.
-cirugía de linfáticos.

1)RECONSTRUCCIÓN MEDIANTE EXPANSIÓN DE LOS TEJIDOS.
Suele ser la técnica más frecuente de uso en las reconstrucciones inmediatas, si bien también puede usarse en la reconstrucción diferida. Representa la técnica más sencilla en cuanto a complejidad quirúrgica. Es necesario someterse como mínimo a dos cirugías. En la primera cirugía se lleva a cabo la colocación del expansor en el tórax donde se ha extirpado la mama. En este momento puedes estar pensando ¿qué es un expansor?. Un explicación sencilla seria pensar en el como una prótesis de mama vacía, sin relleno alguno, que tras ser colocado en el tórax se irá inflando poco a poco e irá estirando la piel que lo rodea. Esta ganancia de piel nos permitirá conseguir espacio para colocar la prótesis definitiva. Es como un “globo” que se introduce vacío y poco a poco se va inflando, pero en lugar de inflarlo con aire lo inflamamos con suero.
Una vez el expansor ya este inflado y tengamos un volumen mamario adecuado a nuestro cuerpo se llevará a cabo la segunda cirugía. Esta segunda cirugía consiste en retirar el expansor y sustituirlo por una prótesis mamaria que será la encargada de dar forma y volumen a nuestra futura mama.

2)RECONSTRUCCIÓN MEDIANTE COLGAJOS DE TEJIDOS LOCALES PEDICULADOS.
Es habitual utilizar esta técnica en las reconstrucciones diferidas cuando se ha recibido radioterapia sobre la pared torácica, pero también puede ser utilizado en reconstrucciones inmediatas.
En este tipo de reconstrucción se utiliza tejido propio que se moviliza desde una zona cercana de nuestro cuerpo hacia el tórax para formar una nueva mama. El colgajo más representativo de esta técnica es el colgajo de músculo-cutaneo de dorsal o colgajo de latissimus dorsi.
El colgajo dorsal se trata de una unidad de tejido formado por músculo, grasa y piel que se obtiene de la espalda, y se moviliza a través de la axila hacia el tórax anterior para formar la futura mama. En todo momento los tejidos mantienen la continuidad con el cuerpo, se respeta parte del anclaje del músculo y el paquete de arteria y vena que lo nutre y lo mantiene vivo. Esto hace que se trate de un colgajo seguro, que aunque se trasladen los tejidos de un sitio a otro, existe poco riesgo de perdida.
Dependiendo del tamaño de la mama que vayamos a reconstruir, en muchas ocasiones es necesario añadir una prótesis de mama para dar volumen.

3)RECONSTRUCCIÓN MEDIANTE COLGAJOS DE TEJIDO PROPIO A DISTANCIA, COLGAJOS LIBRES MICROQUIRÚRGICOS.
Al igual que en el apartado anterior este tipo de reconstrucción es habitual realizarlo en reconstrucciones diferidas y tras radioterapia, pero también puede ser utilizado en la reconstrucción inmediata.
El colgajo más representativo de este grupo de técnica reconstructiva es el conocido como colgajo DIEP. Se trata de un colgajo que se obtiene de tejido graso y cutáneo del abdomen, sin músculo. La gran diferencia técnica con el colgajo del apartado anterior es que el colgajo se secciona en totalidad de nuestro cuerpo, se corta la arteria y la vena que lo nutre, y una vez se coloca en la mama se empata la arteria y la vena con una arteria y venas del tórax. Metafóricamente vendría a representar una trabajo añadido de fontanería, es necesario cortar el colgajo y volverlo a empatar. La técnica quirúrgica es de mayor complejidad y precisa de un equipo de cirujanos entrenado en este tipo de cirugía. Como gran ventaja destacar que el volumen del colgajo nos permite formar una nueva mama sin tener que añadir prótesis de mama.

4)CIRUGÍA SOBRE MAMA CONTRALATERAL.
Cuando reconstruimos una mama se intenta conseguir una mama lo más natural posible y apropiada a nuestro volumen. En muchas ocasiones la mama que conseguimos puede estar compensada con nuestro cuerpo, pero no se parece a la mama contralateral, la cual muchas veces ya ha tenido los cambios vitales normales de envejecimiento y se encuentra caída, o vacía, o muy grande. Sobre la mama contralateral se pueden llevar a cabo todas las técnicas quirúrgicas mamarias de las que disponemos:
-si la mama es pequeña se puede aumentar con prótesis o con grasa.
-si la mama es muy grande se puede reducir.
-si la mama esta muy caída se puede recoger, añadiendo prótesis o no según la necesidad de volumen.
-si existe alto riesgo de desarrollar un nuevo cáncer por predisposición propia, familiar o mutación genética, se puede realizar mastectomía subcutánea reductora de riesgo.
La cirugía sobre la mama contralateral se valora de forma personalizada con cada paciente y se escoge la técnica más óptimo en cada caso.

5)RECONSTRUCCIÓN COMPLEJO AREOLA-PEZÓN
Aunque pueda resultar un detalle poco importante dentro de la reconstrucción mamaria, la reconstrucción del complejo areola-pezón aporta mucha naturalidad a la mama reconstruida. Existen muchas técnicas de reconstrucción:
A)Reconstrucción puramente quirúrgica: consiste en reconstruir tanto el pezón como la areola con cirugía. El pezón se reconstruye mediante unos pequeños colgajos de piel en la misma mama, los cuales al movilizarlos aportan un volumen y una proyección en la zona. La areola se reconstruye mediante un injerto de piel (un injerto de piel supone coger piel de una zona de nuestro cuerpo y ponerla en otro parte de nuestro cuerpo). La zona más habitual para coger la piel por su color más oscuro es la zona inguinal.
B)Reconstrucción mixta con cirugía y tatuaje. En este caso se utiliza la cirugía para reconstruir el pezón y conseguir un volumen real con proyección. La areola se reconstruye mediante tatuaje en la zona.
C)Reconstrucción no quirúrgica. Se reconstruye el complejo areola-pezón solo mediante tatuaje.

6)INJERTO GRASO.
¿Qué es el injerto graso o lipofilling? Una explicación sencilla seria el acto de coger grasa de una parte de nuestro cuerpo, y tras un breve tratamiento de dicha grasa introducirla en otra zona del cuerpo para dar volumen. “Llevar nuestra grasa de una zona donde sobra a otra donde falta”. En técnicas de reconstrucción mamaria se puede utilizar como complemento a todas las técnicas descritas previamente. También se utiliza ampliamente en los casos de cirugía mamaria conservadora, para aportar relleno sobre zonas de tumorectomía de mama que hayan quedado deformadas.

7)CIRUGÍA DE LINFÁTICOS.
No es correcto clasificar esta cirugía como parte de la cirugía reconstructiva de mama, pero como en muchas ocasiones se lleva a cabo en el momento de la reconstrucción de mama, les dejo aquí unas breves pinceladas. La necesidad de realizar este tipo de cirugía se establece con la aparición del linfedema (retención de líquido linfático en el miembro superior que aparece tras cirugía y radioterapia en la axila).
Existen dos tipos de cirugía sobre los linfáticos:
-anastomosis linfovenular. Consiste en unir conductos linfáticos a venas para ayudar en el drenaje de la linfa. La linfa sale del sistema linfático y se drena de la extremidad a través del sistema venoso.
-trasplante de ganglios linfáticos. Consiste en coger ganglios linfáticos con su arteria de drenaje de zonas linfáticas sanas, habitualmente se usan ganglios de la ingle, y trasplantarlos a la axila intervenida del miembro afecto de linfedema.

CONCLUSIONES
-la cirugía de reconstrucción de mama dispone de un amplio abanico de posibilidades quirúrgicas.
-la idoneidad de uso de una técnica u otra dependerá de la valoración personalizada de cada paciente, y del consenso al que se llegue entre paciente y cirujano.
-la indicación de reconstruirse es una decisión personal.
-las prótesis mamarias no caducan , pero tampoco duran toda una vida.
-nunca debe confundirse una cirugía de reconstrucción de mama con una cirugía estética, estamos reconstruyendo una parte importante de nuestro cuerpo, no es una cirugía de mejora sino de recuperación de nuestra anatomía perdida.

BIBLIOGRAFÍA:
-https://secpre.org Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.
-https://www.breastcancer.org/es/tratamiento/cirugia/reconstruccion.

Autora: Concepción Gómez

Te invitamos a que leas otros artículos escritos por elequipo de JuntosXTuSalud, relacionados con el cáncer de mama:
Lactancia: http://juntosxtusalud.com/lactancia-despues-de-un-cancer
Cáncer de mama y genética: http://juntosxtusalud.com/tengo-cancer-de-mama-y-mis-hijas-lo-tendran
Tratamientos oncológicos: http://juntosxtusalud.com/tratamientos-oncologicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *