RESERVORIO: UN PEQUEÑO BOTÓN BAJO LA PIEL

¿QUÉ ES UN RESERVORIO?

Es un dispositivo de pequeño tamaño que se implanta bajo la piel, generalmente en el tórax pero también puede colocarse en el brazo o en la zona inguinal.

Su estructura puede ser metálica (acero quirúrgico o titanio) o bien de poliéster plástico. En su interior contiene una cámara sellada con una membrana de silicona. De la cámara sale un pequeño catéter que vierte en una vena de calibre grueso.

La cámara es la que realmente hace de “reservorio”, es dónde se inyecta líquido mediante la punción percutánea y este, a través del catéter conectado, infunde a la vena mediante la cual se distribuye al resto del cuerpo.

Reservorio y zona de implantación
Imagen 1: zona de implantación e imagen de un reservorio implantado y su punción.
Fotografía obtenida de: Mi gran lucha contra el cáncer (3)

También hablamos de reservorio si lees: catéter totalmente implantado o puerto, muy común en inglés (port-a-cath).

FUNCIONES DEL RESERVORIO

Gracias a la estructura y funcionalidad que aporta el reservorio, sin que apenas provoque daños o efectos secundarios al paciente, permite que pueda utilizarse para diferentes actividades:

– Trasfusiones sanguíneas
– Extracción de muestras de sangre
– Monitorización de presión venosa central
– Administración de cualquier tipo de medicamentos

En oncología se utiliza frecuentemente el reservorio para la administración prolongada de quimioterápicos.

La quimioterapia intravenosa usa tratamientos farmacológicos que pueden resultar irritantes, además al ser continua su punción puede provocar trombosis en dichas venas. Y añadiéndole, riesgo de infección.

Sin embargo, gracias al uso del reservorio, se evitan todos estos efectos indeseables y proporciona mayor calidad de vida al paciente.

¿CÓMO SE COLOCA EL RESERVORIO?

El reservorio se coloca mediante una pequeña cirugía. Se realiza en quirófano, usando anestesia local y la intervención dura aproximadamente media hora.

La operación es sencilla: el cirujano hace una pequeña incisión, introduce el reservorio, inserta el catéter en la vena y cierra con puntos de sutura.

La herida queda cubierta con un apósito y después de 8 o 10 días, se acudirá a retirar los puntos.

Durante los primeros días es lógico una pequeña molestia e inflamación de la piel. Pasado un tiempo todo volverá a la normalidad y el reservorio será casi imperceptible.

Muestra de un reservorio implantado en una mujer

Imagen 2: mujer con reservorio en tórax.
Fotografía obtenida de: Guía para el paciente. Reservorio Subcutáneo Venoso. (1)

HAY QUE TENER EN CUENTA

Posibles complicaciones después de su implantación: si aparece dolor, inflamación, sensación de cuerpo extraño e incluso fiebre, hay que consultar al médico o enfermera.

Cuidados del reservorio: después del uso del reservorio, se deberá limpiar con suero fisiológico y se sellará con una solución de heparina que evitará la obstrucción del catéter. Si durante 6 u 8 semanas no se utiliza se realizará la misma limpieza.

Se puede realizar una vida totalmente normal, pero evitando los golpes en la zona de cirugía.

Notificar su existencia: cuando se vayan a realizar pruebas diagnósticas o exploraciones, aunque no es peligroso para su salud, es conveniente decirlo.

Importante saber, que aún siendo metálico, no pita al pasar por los arcos de seguridad.

Retirada del reservorio: cuando su uso ya no es necesario, se realiza una pequeña cirugía para extraer el dispositivo, sin mayor complicación.

Cuidado al paciente

Imagen 3: cuidados al paciente.

FUENTES
(1): Reservorio venoso subcutáneo [Internet]. Donostia: Unidad de Comunicación Hospital de Donostia; s.f. Disponible en: https://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/hd_publicaciones/es_hdon/adjuntos/Guia_Reservorio_Venoso_C.pdf

(2): Corella JM, Fuster C, Vázquez A, Corella JM, Galbis JM, Mas T, et al. Reservorios, acceso venoso de larga duración. Abordaje y complicaciones [Internet]. Valencia: Hospital de Valencia; s. f. Disponible en: http://chguv.san.gva.es/documents/10184/28338/Reservorios%2C+acceso+venoso+de+larga+duraci%C3%B3n.+Abordaje+y+complicaciones/e9c9b54c-561b-4ae2-ab42-2524ac77c689

(3): Ana. Mi lucha contra el cáncer [Internet]. Octubre 2015. Disponible en: http://migranluchacontraelcancer.blogspot.com.es/2015/10/operacion-de-reservorio.html

Autora: Rebeca Cuenca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *