ANTIOXIDANTES Y CÁNCER

JXEC22
Carmen Díaz-Toledo, licenciada en Farmacia y diplomada en Nutrición Humana y Dietética.
@carmentoledo_dermo

ANTIOXIDANTES Y CÁNCER A DEBATE: LAS DOS CARAS DE LA MONEDA.

La RAE define la palabra “suplemento” como “cosa o accidente que se añade a otra cosa para hacerla íntegra o perfecta”. Teniendo esta definición en cuenta, pensamos en la suplementación como una herramienta perfecta para mejorar el estado de salud y bienestar en diferentes situaciones. Con esto en mente, si contextualizamos una alternativa para mejorar la calidad de vida de un paciente, los pacientes oncológicos son una clara diana para disfrutar de este beneficio, sin embargo, la enfermedad oncológica es un terreno complicado y es por eso por lo que en este sentido la suplementación está siendo ampliamente estudiada.

En este artículo vengo a hablaros de una familia de suplementos muy conocida y controvertida en cuanto a ser usados en relación con el cáncer. Me refiero a LOS ANTIOXIDANTES.

ANTIOXIDANTES Y RADICALES LIBRES:
Un antioxidante es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. La oxidación es una reacción química de transferencia de electrones de una sustancia a un agente oxidante. Esta oxidación genera la aparición de radicales libres que comienzan reacciones en cadena con un alto potencial de daño en las estructuras celulares, incluido el ADN. La consecuencia inmediata de este daño es el deterioro, el envejecimiento acelerado y la posible aparición de enfermedades como puede ser el cáncer (1, 2, 3, 4).

Sin embargo, los radicales libres se forman de manera biológica en el cuerpo y son necesarios para el mantenimiento de la homeostasis, ya que tienen una función importante en muchos procesos normales de las células (2, 3, 4). Como siempre, en el equilibrio está la virtud y lo importante es controlar el exceso de generación de estas especies reactivas de oxígeno. Las concentraciones anormalmente altas de radicales libres en el cuerpo pueden ser causadas por la exposición exagerada a La radiación solar, el humo de cigarrillos, algunos metales, atmósferas con alta concentración de oxígeno e incluso el estrés crónico.

En este contexto, se entiende muy bien que no sea algo disparatado pensar en los antioxidantes como una especie de “Santo Grial” y de ahí que recomendaciones en mostrador de suplementos como Coenzima Q10, Vitamina C, Vitamina E o Selenio sean tan populares (1, 3).

PERO…, porque siempre lo hay, es que no hay que banalizar la ingesta de suplementos, porque, aunque cierta es la teoría de su beneficio, también pueden presentar efectos secundarios. Siempre hay que tomarlos bajo la recomendación y seguimiento de un profesional, más aún si padecemos cáncer, ya que, como veremos a continuación, no están exentos de una controversia un tanto polémica.

Es cierto que el cuerpo produce algunos de los antioxidantes que usa para neutralizar los radicales libres. Estos antioxidantes se llaman antioxidantes endógenos. No obstante, el cuerpo depende de fuentes externas (exógenas), la dieta principalmente, para obtener el resto de los antioxidantes que necesita. Las frutas, las verduras y los cereales son fuentes ricas de antioxidantes alimenticios. Algunos antioxidantes alimenticios se encuentran disponibles también como complemento dietético (2, 4).

ANTIOXIDANTES Y PREVENCIÓN DEL CÁNCER:
Si los radicales libres se pueden asociar a la incidencia de riesgo de padecer cáncer, y a su vez los antioxidantes actúan neutralizando a los dichos radicales libres, entonces planteamos la siguiente hipótesis: ¿Está justificada la recomendación de suplementos antioxidantes para prevenir la incidencia de cáncer?

La respuesta a esta pregunta la buscamos en la ciencia, y en este artículo se analizan diferentes ESTUDIOS CLÍNICOS CONTROLADOS ALEATORIZADOS, ya que este tipo de estudios, a diferencia de los observacionales, aportan una información más confiable (5). A día de hoy, se encuentran publicados un total de nueve estudios de estas características y tras haber analizado uno a uno, podemos concluir que, en general, no existen conclusiones rotundas en cuanto a que los suplementos de antioxidantes sean beneficiosos para la prevención de cánceres primarios. Este resultado puede estar afectado por la diferencia en los efectos de los antioxidantes llevados a estudio cuando se consumen como suplemento o como alimento, ya que la matriz alimentaria influye en la biodisponibilidad de las sustancias que componen el alimento como un todo (6-26).

¿Quiere decir esto que los antioxidantes NO previenen la incidencia de cáncer? La respuesta es un rotundo NO; lo que esto significa es que la ciencia debe seguir avanzando para adquirir un conocimiento más completo acerca del contenido de antioxidantes en alimentos específicos, de cómo los diversos antioxidantes y otras sustancias interactúan entre sí en los alimentos, y de los factores que influyen en la absorción y en la distribución de antioxidantes derivados de los alimentos en el cuerpo. Por lo tanto, los antioxidantes como agentes preventivos del cáncer, tanto suministrados como alimentos como en forma de suplementos, van a seguir siendo campos activos de investigación en curso para la prevención del cáncer (4).

ANTIOXIDANTES EN COMBINACIÓN CON LA TERAPIA ONCOLÓGICA:
La pregunta que arrojamos ahora es la siguiente: Un paciente diagnosticado de cáncer y que se encuentra bajo terapia oncológica, ¿debería recomendársele tomar complementos de antioxidantes?

En este punto, la controversia esta servida, ya que los antioxidantes pueden ejercer su supuesto efecto protector en las células cancerosas, así como en las sanas, y propiciar el desarrollo del tumor. A su vez, teniendo en cuenta el funcionamiento de los tratamientos oncológicos, los antioxidantes pueden interferir con ellos reduciendo su efectividad.

En esta línea se está profundizando también sobre los efectos de los antioxidantes y ya son varios los estudios controlados aleatorizados que han investigado si el tomar complementos de antioxidantes durante el tratamiento del cáncer altera la efectividad o reduce la toxicidad de terapias específicas. Aunque estos estudios tuvieron resultados mixtos, algunos encontraron que la gente que tomó complementos de antioxidantes durante la terapia de cáncer tuvo peores resultados, especialmente si fumaba (27).

Por otro lado, en algunos estudios preclínicos realizados en ratones, se ha observado que los antioxidantes propician el crecimiento de tumores, así como los procesos metastáticos de éstos en los casos en los que los ratones ya tenían tumores previamente diagnosticados. Se vio que en estos casos se aumentan la capacidad de las células tumorales de circular para metastatizarse (28-30).

Por lo tanto y a la luz de lo publicado hasta la fecha, hasta que se sepa más acerca de los efectos de los complementos de antioxidantes en los pacientes con cáncer, estos complementos se deberán usar con precaución. Los pacientes con cáncer deberán informar a sus doctores si usan cualquier complemento dietético.

CONCLUSIONES:
La ciencia avanza más rápido de lo que parece, y los más importante es acompasar nuestros conocimientos su ritmo y desarrollo. En el caso de los suplementos de antioxidantes en relación con el cáncer, como en todo, no podemos tomar ninguna recomendación como blanco o negro hasta que no exista suficiente evidencia científica para ello.

Existen diferentes tipos de antioxidantes, así como diferentes tipos de cáncer. El efecto multiplicador de aunar ambas variables nos da un sinfín de líneas de investigación para estudiar los mecanismos de acción de unos y otros y su utilidad para mejorar el pronostico y el desarrollo de enfermedades como el cáncer. En resumen, lo que quiero transmitir es que no hay que tomar conclusiones a la ligera y que aún nos queda mucho camino por recorrer.

Por otro lado, otro punto importante de mi conclusión es recalcar que los suplementos, sean de la naturaleza que sean, y se tomen para el fin que se tomen, nunca deben de recomendarse sin un conocimiento previo de la causa y una visión completa del escenario en el que nos encontramos, especialmente en una enfermedad tan delicada como lo es el cáncer.

BIBLIOGRAFÍA:
1. Athreya K, Xavier MF. Antioxidants in the Treatment of Cancer. Nutr Cancer. 2017 Nov-Dec;69(8):1099-1104. doi: 10.1080/01635581.2017.1362445. Epub 2017 Oct 18. PMID: 29043851.
2. Diplock AT, Charleux JL, Crozier-Willi G, et al. Functional food science and defence against reactive oxygen species. British Journal of Nutrition 1998; 80(Suppl 1):S77-S112. [PubMed Abstract]
3. Valko M, Leibfritz D, Moncol J, et al. Free radicals and antioxidants in normal physiological functions and human disease. International Journal of Biochemistry & Cell Biology 2007; 39(1):44-84. [PubMed Abstract]
4. Bouayed J, Bohn T. Exogenous antioxidants—double-edged swords in cellular redoc state: health beneficial effects at physiologic doses versus deleterious effects at high doses. Oxidative Medicine and Cellular Longevity 2010; 3(4): 228-237. [PubMed Abstract]
5. Patterson RE, White E, Kristal AR, et al. Vitamin supplements and cancer risk: the epidemiologic evidence. Cancer Causes and Control 1997; 8(5):786-802.
[PubMed Abstract]
1. Blot WJ, Li JY, Taylor PR, et al. Nutrition intervention trials in Linxian, China: supplementation with specific vitamin/mineral combinations, cancer incidence, and disease-specific mortality in the general population. Journal of the National Cancer Institute 1993; 85:1483–91. [PubMed Abstract]
2. Qiao YL, Dawsey SM, Kamangar F, et al. Total and cancer mortality after supplementation with vitamins and minerals: follow-up of the Linxian General Population Nutrition Intervention Trial. Journal of the National Cancer Institute 2009;101(7):507-518. [PubMed Abstract]
3. The Alpha-Tocopherol, Beta Carotene Cancer Prevention Study Group. The effects of vitamin E and beta carotene on the incidence of lung cancer and other cancers in male smokers. New England Journal of Medicine 1994; 330:1029–35. [PubMed Abstract]
4. Rautalahti MT, Virtamo JR, Taylor PR, et al. The effects of supplementation with alpha-tocopherol and beta-carotene on the incidence and mortality of carcinoma of the pancreas in a randomized, controlled trial. Cancer 1999; 86(1):37-42. [PubMed Abstract]
5. Virtamo J, Edwards BK, Virtanen M, et al. Effects of supplemental alpha-tocopherol and beta-carotene on urinary tract cancer: incidence and mortality in a controlled trial (Finland). Cancer Causes and Control 2000;11(10):933-939. [PubMed Abstract]
6. Albanes D, Malila N, Taylor PR, et al. Effects of supplemental alpha-tocopherol and beta-carotene on colorectal cancer. Cancer Causes and Control 2000; 11(3):197-205. [PubMed Abstract]
7. Wright ME, Virtamo J, Hartman AM, et al. Effects of alpha-tocopherol and beta-carotene supplementation on upper aerodigestive tract cancers in a large, randomized controlled trial. Cancer 2007; 109(5):891-898. [PubMed Abstract]
8. Omenn GS, Goodman GE, Thornquist MD, et al. Effects of a combination of beta carotene and vitamin A on lung cancer and cardiovascular disease. New England Journal of Medicine 1996;334(18):1150-1155. [PubMed Abstract]
9. Goodman GE, Thornquist MD, Balmes J, et al. The Beta-Carotene and Retinol Efficacy Trial: incidence of lung cancer and cardiovascular disease mortality during 6-year follow-up after stopping beta-carotene and retinol supplements. Journal of the National Cancer Institute 2004;96(23):1743-1750. [PubMed Abstract]
10. Neuhouser ML, Barnett MJ, Kristal AR, et al. Dietary supplement use and prostate cancer risk in the Carotene and Retinol Efficacy Trial. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 2009;18(8):2202-2206. [PubMed Abstract]
11. Hennekens CH, Buring JE, Manson JE, Stampfer M, Rosner B, Cook NR, et al. Lack of effect of long-term supplementation with beta carotene on the incidence of malignant neoplasms and cardiovascular disease. New England Journal of Medicine 1996; 334:1145–9. [PubMed Abstract]
12. Lee IM, Cook NR, Manson JE. Beta-carotene supplementation and incidence of cancer and cardiovascular disease: Women’s Health Study. Journal of the National Cancer Institute 1999; 91:2102–6. [PubMed Abstract]
13. Lee IM, Cook NR, Gaziano JM, et al. Vitamin E in the primary prevention of cardiovascular disease and cancer: the Women’s Health Study: a randomized controlled trial. JAMA 2005;294(1):56-65. [PubMed Abstract]
14. Hercberg S, Galan P, Preziosi P, et al. The SU.VI.MAX Study: a randomized, placebo-controlled trial of the health effects of antioxidant vitamins and minerals. Archives of Internal Medicine 2004;164(21):2335-2342. [PubMed Abstract]
15. Hercberg S, Kesse-Guyot E, Druesne-Pecollo N, et al. Incidence of cancers, ischemic cardiovascular diseases and mortality during 5-year follow-up after stopping antioxidant vitamins and minerals supplements: a postintervention follow-up in the SU.VI.MAX Study. International Journal of Cancer 2010;127(8):1875-1881. [PubMed Abstract]
16. Hercberg S, Ezzedine K, Guinot C, et al. Antioxidant supplementation increases the risk of skin cancers in women but not in men. Journal of Nutrition 2007;137(9):2098-2105. [PubMed Abstract]
17. Lonn E, Bosch J, Yusuf S, et al. Effects of long-term vitamin E supplementation on cardiovascular events and cancer: a randomized controlled trial. JAMA 2005;293(11):1338-1347. [PubMed Abstract]
18. Ezzedine K, Latreille J, Kesse-Guyot E, et al. Incidence of skin cancers during 5-year follow-up after stopping antioxidant vitamins and mineral supplementation. European Journal of Cancer 2010;46(18):3316-3322. [PubMed Abstract]
19. Lippman SM, Klein EA, Goodman PJ, et al. Effect of selenium and vitamin E on risk of prostate cancer and other cancers: the Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). JAMA 2009;301(1):39-51. [PubMed Abstract]
20. Klein EA, Thompson IM, Tangen CM, et al. Vitamin E and the risk of prostate cancer: the Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). JAMA 2011;306(14):1549-1556. [PubMed Abstract]
21. Gaziano JM, Glynn RJ, Christen WG, et al. Vitamins E and C in the prevention of prostate and total cancer in men: the Physicians’ Health Study II randomized controlled trial. JAMA 2009;301(1):52-62. [PubMed Abstract]
22. Lawenda BD, Kelly KM, Ladas EJ, et al. Should supplemental antioxidant administration be avoided during chemotherapy and radiation therapy? Journal of the National Cancer Institute 2008;100(11):773-783. [PubMed Abstract]
23. Sayin VI, Ibrahim MX, Larsson E, et al. Antioxidants accelerate lung cancer progression in mice. Science Translational Medicine 2014; 6(221):221ra15. [PubMed Abstract]
24. Le Gal K, Ibrahim MX, Wiel C, et al. Antioxidants can increase melanoma metastasis in mice. Science Translational Medicine 2015; 7(308):308re8. [PubMed Abstract]
25. Piskounova E, Agathocleous M, Murphy MM, et al. Oxidative stress inhibits distant metastasis by human melanoma cells. Nature 2015; 527(7577):186-191. [PubMed Abstract]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *