CÁNCER DE MAMA Y SUS ASPECTOS GENERALES

CÁNCER DE MAMA Y SUS ASPECTOS
GENERALES

El cáncer en general es el gran enemigo para cualquier persona que lo sufra. Pero en este breve documento quiero hablaros de manera más específica sobre el CÁNCER DE MAMA y sus aspectos generales.
Este tipo de cáncer es el más diagnosticado en la población femenina. Esto es demostrado por diferentes sistemas de información sobre cáncer, como el Sistema Europeo de Información del Cáncer que informa de 34.000 (aproximadamente) nuevos casos diagnosticados de cáncer de mama en España durante el año 2020. Además, el 30% de los casos de cáncer diagnosticados en mujeres en nuestro país comienzan en la mama.
La incidencia de esta enfermedad no va precisamente en descendencia, todo lo contrario. Se puede ver un continuo crecimiento en nuevos diagnósticos debido a múltiples factores como nuevas tendencias en los métodos de detección, esperanza de vida más prolongada y malos hábitos en nuestro día a día (sedentarismo, tabaco, mala alimentación, etc…)

¿Qué es el cáncer de mama?

Este tipo de cáncer se forma en las células de la mama que se multiplican sin control. El desarrollo de este tipo de cáncer puede darse en diferentes zonas de la mama, ya que consta de tres partes principales como los lobulillos, conductos o tejdio conectivo (tejido fibroso y adiposo).
• Lobulillos: son las células encargadas de la producción de leche.
• Conductos: son los tubos encargados de transportar la leche hacía el pezón.
• Tejido conjuntivo: es el que rodea y sostiene todas las partes que forman la mama.

Tipos de cáncer de mama

Los tipos de cáncer de mama más comunes son dos: el carcinoma ductal infiltrante y el carcinoma lobular infiltrante. El ductal infiltrante se origina en los conductos, las células salen de ellos y se multiplican en otros tejidos mamarios. En cambio, el carcinoma lobular infiltrante se origina a partir de las células localizadas en los lobulillos diseminándose a los tejidos mamarios.
¿Y cómo podemos detectarlo?
Existen numerosas técnicas para la detección del cáncer de mama. Veamos algunas de ellas:
• Mamografías: la prueba más eficaz para diagnosticar prezcomente el cáncer de mama, siendo capaz de detectar cualquier tipo de lesión antes de que sea detectada por el médico o por la misma persona. Consiste en una radiografía que se lleva a cabo con un aparato de rayos X, cuya forma está perfectamente adaptada a la situación de las mamas y emite una dosis mínima de radiación.
• Ecografías: realizado por un ecógrafo que emite una serie de ondas sonoras de alta frecuencia generando así una serie de imágenes en una pantalla. No se emite ningún tipo de radiación. Este tipo de pruebas es sencilla, indolora y de ejecución rápida. Se suelen emplear en mujeres jóvenes con las mamas algo más densas y nos permite diferenciar las lesiones quísticas de las sólidas.
• PAAF (punción-aspiración con aguja fina) y BAG (biopsia con aguja gruesa): este tipo de técnica consiste en la obtención de muestra de células o tejido mamario para luego ser analizado al microscopio por un experto en anatomía patológica.
• Biopsia quirúrgica: es una técnica algo más brusca que requiere de ingreso y anestésia, ya que se trata de extirpar el nódulo o tejido sospechoso para su estudio anatomopatológico. Cada vez es menos usada gracias al desarrollo de la técnica de BAG.

¿Puedo realizarme un autoexamen de las mamas?
Sí, de hecho, se aconseja realizarlo 1 vez al mes pasada 1 o 2 semanas del período de regla (momento en el que las mamas están menos inflamadas).
A la hora de realizar dicho autoexamen existen dos formas de poder llevarlo a cabo:
• En posición tumbada. Para ello nos tumbaremos y colocaremos una toalla o cojín justo debajo del hombro del pecho a explorar. A continuación, con las yemas de 3 dedos (índice, medio y anular) realizaremos masajes de manera horizontal y vertical por toda la mama. Luego pasaremos a realizar movimientos circulares ejerciciendo diferentes presiones para localizar bultos o protuberancias. Para finalizar, con la ayuda de dos dedos realizaremos una presión (no exagerada) del pezón para comprobar que no se produce ninguna secreción extraña.
• En posición de pie con el brazo levantado. Realizamos el mismo proceso que el explicado anteriormente. Además, en esta posición también podemos observar abultamientos o protuberancias en la zona axilar.

Si durante este proceso de autoexamen encontramos algún bulto o protuberancia habría que acudir a nuestro médico para que valore y decida el procedimiento que debes de seguir a partir de entonces.

Jorge Mata Lledó
Farmacéutico adjunto en Farmacia García Ara
Máster en Dermocosmética y formulación
Máster alimentación y nutrición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *