LA IMPORTANCIA DE DIVULGAR EN LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE PIEL

A pesar de la alta prevalencia del cáncer del piel, la concienciación pública acerca de sus síntomas y signos es baja. Es fundamental que los médicos trabajemos en este campo y divulguemos información útil y de calidad para ayudar a prevenirlo y diagnosticarlo precozmente.

Soy dermatóloga y a diario atiendo en la consulta a pacientes con cáncer de piel. Actualmente el cáncer de piel supone un problema de salud pública a escala mundial, cuya incidencia ha aumentado en las últimas décadas. A pesar de su gran frecuencia de aparición, su diagnóstico precoz permite una tasa muy alta de curación y una tasa de mortalidad muy baja. Sin embargo, la concienciación pública acerca de los síntomas y signos de presentación del cáncer de piel es baja. Esta cuestión me hace reflexionar ¿Podemos hacer algo desde el punto de visto dermatológico?

Por sentado se da que es fundamental el diagnóstico y el tratamiento precoz del cáncer de piel, lo cual entran dentro de nuestra práctica clínica diaria. Sin embargo, tan importante como el diagnóstico y el tratamiento, es la prevención. Por ello hacen falta más iniciativas encaminadas a la divulgación de estos temas, para promover la salud en este sentido, que muchas veces queda relegada a un segundo plano. Y es que tenemos que ser conscientes de que si la población adquiere unos buenos hábitos saludables desde la infancia para cuidar su piel, se puede reducir el riesgo.

Como profesional de la Medicina y de la Dermatología he podido participar estos últimos años dando charlas para la población acerca del cáncer de piel y su prevención con el motivo de la campaña del Euromelanoma. Esta campaña se realiza en toda Europa con el objetivo de promover una educación para la salud e implementar hábitos saludables respecto a la exposición solar y favorecer el diagnóstico precoz del cáncer cutáneo. Es importante tener en cuenta que el cáncer de piel es el cáncer más prevenible. Es por ello que campañas como ésta ayudan a transmitir el mensaje y concienciar a las personas.

Recuerdo que me preparé las charlas con mucha ilusión y ganas. Gracias a este tipo de iniciativas pude dar a conocer a la población como evitar el desarrollo de cáncer de piel mediante la educación de hábitos saludables y también dar a conocer medidas de diagnóstico precoz mediante información sobre la autoexploración, signos de sospecha y necesidad de consultar al dermatólogo en caso de lesiones sospechosas. Fue una forma de contactar y acercarme a los pacientes, aprendiendo con sus preguntas cuáles eran sus miedos, dudas e inquietudes. Fue gratificante poder responderles y aclarar las dudas que tenían al respecto. Fueron jornadas donde descubrí la importancia que tenemos como profesionales sanitarios de divulgar este tipo de información a la población.

Por otra parte desde hace poco más de un año formo parte de un blog de dermatología de divulgación científica de temas relacionados con enfermedades dermatológicas y el cuidado de la piel, entre los que se encuentran la fotoprotección y el cáncer cutáneo. Se llama “Dermothèque” y en él participo con otras cuatro dermatólogas con las que trabajo en equipo y con las que disfruto del proyecto cada día, el cual me permite seguir divulgando información científica a la población.

Está claro que con internet la información llega prácticamente a todos los rincones del mundo, pero no siempre está contrastada o es fiable. Con el paso de tiempo y sin saber cómo las redes sociales han llegado para quedarse, y si nuestros pacientes están ahí, nosotros también debemos estar presentes. No podemos ignorar la realidad, y es que cada vez vivimos en una sociedad más digitalizada e informada. Es importante que los pacientes dispongan de recursos útiles e información de salud de calidad.

La idea de crear un equipo que integrase a diferentes profesionales de la piel para ofrecer información de fácil manejo para los pacientes es una necesidad que desde nuestro blog y las redes sociales tratamos de cubrir. Pienso que este tipo de iniciativas son un bueno ejemplo del buen uso de las redes sociales y una buena fuente de conocimiento sanitario donde los pacientes pueden tener información contrastada y de calidad.

El hecho de compaginar el trabajo de la consulta con la interacción y divulgación a pacientes acerca de estos temas en redes sociales está suponiéndome una experiencia enriquecedora. Gracias a ello he podido rodearme de profesionales sanitarios de mi ámbito y aprender de ellos, así como de diferentes ramas sanitarias que también me han aportado conocimiento. A mí personalmente este tipo de proyectos me han brindado la oportunidad de crecer como persona y como profesional. Es por ello os animo a todos los profesionales sanitarios a realizar actividades similares en este sentido.

Para terminar, escribiendo estas líneas me doy cuenta del papel tan importante que hacemos con este tipo de iniciativas y espero que este tipo de proyectos solo sea el principio de un largo camino que recorrer, y confío también en que sigamos luchando juntos por el cáncer muchos años más…

Laura Berbegal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *