EL CÁNCER DE MAMA EN HOMBRES

Hay tumores que van asociados al sexo. Si pensamos en hombres, se nos viene a la cabeza el de próstata; si lo hacemos en mujeres, alguno que tenga su origen en el aparato reproductor como podría ser el de ovarios o útero.

Otros tumores se asocian con el color: el verde esperanza que impregna a todos, se ve eclipsado cada 19 de Octubre por el rosa, que dibuja la necesidad de concienciar sobre la importancia del diagnóstico precoz en el cáncer de mama. Y es que cuando el verano pierde su fuerza y las hojas de los árboles empiezan a caer, testimonios de mujeres (llamadas guerreras y valientes) cuentan su experiencia sobre esta dura enfermedad que suele aparecer para tambalear los cimientos y sembrar un mar de dudas. Casos, historias, familias, etc. Cada testimonio suena a cristales hechos añicos y las historias del cáncer de mama suelen ser narradas por mujeres, lo que no puede silenciar una realidad: el cáncer de mama también puede darse en hombres.

Los hombres, aunque en menor cantidad y menos influenciados por el baile hormonal que sacude a la mujer en cada ciclo menstrual, tenemos también tejido mamario y sobre ese tejido, se puede producir una proliferación celular descontrolada que termine desencadenando en un tumor. Los hombres no solemos desarrollar las hormonas que contribuyen al desarrollo desde la menarquia en las niñas, por lo que nuestro pecho suele quedarse liso, salvo en los casos de obesidad en los que pueden sobre elevarse por montículos de grasa.

No es lo habitual ya que tan sólo 1 de cada 100 casos de cáncer de mama se dan en varones. Pero que sea poco frecuente no debe convertirlo en invisible y esta es la finalidad de este post. A continuación, repasaremos los conceptos básicos a tener en cuenta para que ningún caso de cáncer de mama en hombre se ignore ya que como ocurre con el resto de tumores, llegar tarde a un diagnóstico de tumor, hace que su pronóstico sea mucho peor.


¿Qué factores de riesgo existen para que un hombre pueda desarrollar cáncer de mama?

Niveles altos de estrógenos: los estrógenos, junto a la progesterona, son las principales hormonas sexuales en las mujeres. Su principal misión será la de preparar al aparato genital femenino para la ovulación-fecundación. Pero no sólo esto, los estrógenos cumplen una misión más general ya que también intervienen en el metabolismo de las grasas y el colesterol y ayudan a proteger a nuestros huesos, teniendo también efecto hipotensor.

¿Pero cómo podemos los hombres tener niveles altos de estrógenos? Son varios los factores que pueden justificar su elevación: tomar anabolizantes con finalidad de ganar masa muscular; los kilos de más (sobrepeso) también aumentan su producción; consumir grandes tasas de alcohol; tener alguna enfermedad en el hígado que suele hacer que las hormonas masculinas (andrógenos) disminuyan y las femeninas (estrógenos) aumenten. Además, parte del ganado actual recibe piensos que pueden estar enriquecidos con estrógenos, por lo que también pueden entrar en nuestro organismo a través de la alimentación.

Envejecimiento: a mayor edad, mayor probabilidad de poder desarrollar un cáncer

Hombres con la enfermedad de Klinefelter: es un trastorno genético que hace que algunos hombres tengan un cromosoma X de más (XXY). Es un trastorno relativamente frecuente ya que 1 de cada 500 varones nacerá con esta mutación. Los niños con esta enfermedad tienen un aspecto normal, pero en la adolescencia suelen desarrollar una talla alta, agrandamiento de las mamas (conocido como ginecomastia), poco vello tanto en la cara como en el cuerpo, retraso en el desarrollo sexual, problemas para mantener la atención, testículos y pene pequeños, voz aguda.

Antecedentes familiares de cáncer de mama o de alteraciones genéticas que predisponen al desarrollo de tumores: en ocasiones se puede heredar los genes BRCA1 y el BRCA2 que han demostrado un mayor riesgo para desarrollar cáncer de mama.

¿Qué síntomas da el cáncer de mama en hombres?

En principio es importante que estemos atentos ante cualquier cambio que se produzca en nuestras mamas como por ejemplo la aparición de dolor, un pezón que se de la vuelta o que emita secreciones (por ejemplo, leche o sangre), que haya un bulto, que aparezcan úlceras en la areola o que en las axilas aparezcan ganglios inflamados y/o dolorosos.

Pocos casos (por no decir ninguno) dan de cáncer de mama en ambos pechos. Así que si ambas mamas aumentan de tamaño lo normal es que no sea nada tumoral sino un fenómeno que en Medicina se conoce como ginecomastia y puede tener un origen multifactorial y tan variopinto como por ejemplo el consumo de ciertos medicamentos, el aumento de peso, el consumo elevado de alcohol, o el consumo de marihuana.

La mujer está más concienciada en observar su pecho ante cualquier cambio y además tiene unos protocolos de revisiones mediante mamografías. Los hombres solemos ignorar nuestros pechos por lo que, en el caso de la aparición de un tumor, pasa más tiempo desde el primer síntoma hasta el diagnóstico. Y esto tenemos que cambiarlo ya que un diagnóstico precoz es la antesala de unos buenos resultados en forma de mejorar la calidad de vida y las tasas de supervivencia.

Espero que este artículo sirva para concienciar a los hombres de que también tenemos mamas y que, por lo tanto, cualquier cambio en ellas debería ser consultado y valorado por un profesional de la salud. La detección precoz es una de las grandes asignaturas pendientes del cáncer de mama en hombres y llegar lo antes posible a su diagnóstico es clave para mejorar su pronóstico. Conviene recordar cifras y probabilidades: la tasa de curación en estadios iniciales es muy elevada, mientras que en estadios metastásicos es muy improbable.

Tengo un bulto en la mama, ¿cómo será el diagnóstico?

Pues una vez que detectamos alguna anomalía en la mama, hará falta realizar pruebas, que en principio son iguales a las realizadas en la mujer. En función de la cantidad de tejido mamario se hará una mamografía (grandes mamas) o una ecografía (en mamas más pequeñas).

Si por el pezón tenemos cualquier tipo de secreción, tomar una muestra y analizarla al microscopio aportará datos ya que puede visualizarse la presencia de células cancerígenas.

Y en caso de duda o para afinar el diagnóstico, está la biopsia, que servirá para confirmar si estamos ante un tejido normal o ante uno canceroso. Al tomar una muestra con la biopsia, en caso de ser patológico, podremos identificar el tipo de tumor, su grado de malignidad, ver si los bordes están limpios o no…datos que serán esenciales de cara a elegir el mejor tratamiento para cada caso.


¿Qué tratamientos existen? ¿Cuál recibiré?

En la actualidad se está trabajando mucho sobre las líneas de tratamiento. Lo ideal será individualizar el tratamiento para cada persona y para ello es esencial recabar información sobre una serie de factores como el tamaño, la ubicación, el tipo de tumor, el estadio en el que se encuentre, si hay metástasis o no, etc. Con todos estos parámetros, Oncología abordará las diferentes opciones de tratamiento y establecerá la hoja de ruta entre las que se encontrarán opciones como la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia, la hormonoterapia o la terapia biológica.

El pronóstico del cáncer de mama suele ser peor en hombres que en mujeres, pero no por el propio tumor sino porque al no pensar en él, llegamos más tarde al diagnóstico. Así que espero que este post, sea un pequeño granito de arena en este movimiento de #JuntosXElCáncer y que a partir de hora pienses que poco probable no es imposible.

BIBLIOGRAFÍA
Nubia Prada JA, Ríos D. Cáncer de mama en hombres. ¿Es una entidad diferente al cáncer de mama en la mujer? Revisión de la literatura. Revista Colombiana de Cancerología. Vol.18, Num 2 (2014), pp. 78-82

JUAN TORAL SÁNCHEZ
@juatorsan
www.juantoral.com
Reconocido como uno de los 30 eDoctores más influyentes de España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *