CARCINOMA BASOCELULAR

Rosa López González
Dermatóloga- Tricóloga
México

El cáncer de piel no melanoma es de los cánceres más frecuentes y muchas veces más minimizados. Es el único cáncer de piel que sabemos que lo causa al 100% y cómo podemos prevenirlo.

La radiación solar atraviesa nubes y ventanas, causa mutaciones en las células de nuestra piel, ocasionando cáncer. El daño es acumulado con el tiempo, por eso debemos siempre protegernos del sol.

Aplicar protector solar con horario (cada 3-4 horas) debería ser de los hábitos que nos inculcan en nuestra casa, como lavarnos los dientes.

A partir de los 6 meses es necesario a iniciar protector solar antes de una exposición, aparte de usar medidas físicas: sombrero, lentes, manga larga. Los protectores solares a usar de los 6 meses a los 2 años, deben ser los que conocemos como minerales, por lo general dicen pediatrics, kids, baby.

A partir de los 2 años, inicia el uso de protector solar con horario. Dependerá de la época del año en la que estemos para la última aplicación. Inicia por la mañana y se re aplica cada 3-4 horas si estamos en un lugar cerrado (con ventanas) y si estamos expuestos al aire libre cada hora o dos horas. Continuamos usando los que digan pediatrics, kids o baby. En niños podemos usar el mismo protector solar en cara y cuerpo.

En la adolescencia cuando nuestra piel en cara empieza a producir más sebo, debemos usar un protector especial para cara y otro de cuerpo.

En la actualidad existe una gran gama de protectores solares que podemos usar, desde con color sin color, en gel, compactos, brumas, cremas, NO HAY EXCUSA. Los protectores solares ya casi no dejan ese efecto mimo, hay millones de marcas, texturas y presentaciones.

La cantidad adecuada para que realmente nos proteja de protector solar son 2mg/cm2, que de manera práctica son dos dedos o una cucharadita, por zona:

Cara y cuello: 2 dedos
Pecho: 2 dedos
Espalda: 2 dedos
Brazo: 2 dedos (cada uno)
Piernas: 2 dedos cada una

En total: 30ML
Si usas bien tu protector solar, el de cara dura un mes.

Debemos dejar en el pasado los bronceados. El bronceado es la prueba de que estas dañando tu piel, tanto que se tiene que defender y producir pigmento. NO EXISTE BRONCEADO SALUDABLE, dejemos de lastimar nuestra piel de esa manera. Las consecuencias en la piel se verán reflejadas en algún momento de la vida.

El cáncer de piel no melanoma aunque tiene un índice bajo de metástasis, puede llegar a ser infiltrante a tejido subcutáneo. Puede llegar a deformar y se puede encontrar cerca de lugares díficiles de operar con un resultado estético, por ejemplo párpado, orejas, nariz o labios. Existen dos tipos de cáncer de piel no melanoma: Carcinoma basocelular y el carcinoma a espinocelular.

El carcinoma basocelular o CBC, como comúnmente le decimos, aparece como un lunar sin color (aunque en población latina si vemos una variedad pigmentada), bordes perlados, etc, el crecimiento es lento.

El carcinoma espinocelular o CEC, es un poco diferente, la forma más común es una escara que no cicatriza, es la manera más común de encontrarlo.

Es raro que alguno de estos tipos de cáncer aparezca sobre un lunar existente, por lo general son de aparición repentina. Si tienes una lesión que no mejora o que va aumentando en tamaño, no lo dudes acude a tu dermatólogo. De hecho la recomendación es ir una vez al año para checar lunares.

El tratamiento es por lo general con cirugía. Se hace una extirpación con un margen dependiendo el tipo de cáncer que sea. Si el defecto es muy grande se tienen que hace colgajos o agarrar piel de alguna zona. En algunos casos depende de la edad y subtipo se puede hacer radioterapia.

El cáncer de piel melanoma es mucho más complejo, la radiación solar no es el único causante, se encuentran involucrados otros factores. Puede aparecer en un lunar existente o aparecer de nuevo. Existe una regla muy famosa para vigilar lunares: ABCDE

A: Asimetría
Si ves que tu lunar no esta simétrico en alguno de sus ejes: dato de alarma.
B: Bordes
Si los bordes son irregulares, no se ve claro dónde empieza o termina la lesión: dato de alarma.
C: Color
Por lo general el color debe ser uno solo, si ves más de un color en un mismo lunar: dato de alarma.
D: Diámetro
Si tienes un lunar de más de 1 cm vale la pena revisarlo.
E: Evolución
Para mí, este es el más importante, si tu tenías un lunar que ha cambiado: dato de alarma.
O si tienes un lunar que antes no estaba y está creciendo o cambiando: dato de alarma.

El melanoma es mucho más complejo y necesita tratamiento interdisciplinario, no lo verá la dermatóloga solamente, sino un oncólogo y un cirujano. Hay que hacer estudios de extensión y el tratamiento puede ser cirugía, quimioterapia y/o radioterapia.

Cáncer de piel : Prevención
By Rosederma Instagram: rosederma Tiktok: rosederma

Conclusiones: No hay que usar cámaras de bronceado, no hay que broncearnos y hay que tener el hábito de usar protector solar en la cantidad adecuada. Visita a tu dermatóloga una vez al año. Cuida el órgano más grande de tu piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *