EFECTOS SECUNDARIOS DE TRATAMIENTOS EN CÁNCER Y CUIDADOS DE LA PIEL

El papel del farmacéutico en el tratamiento de un paciente de cáncer, sea el que sea, puede ser fundamental, no sólo desde el punto de vista humano sino también desde el puesto que ocupamos desde nuestra oficina de farmacia. Pienso que podemos ser una herramienta para ellos, para quitarles preocupaciones y disminuir esa carga tan pesada que puede ser la enfermedad para ellos.

Vamos a hablar del papel del farmacéutico en cómo podemos mejorar la calidad de vida del paciente en cuanto a los efectos secundarios de los tratamientos de esta enfermedad en la piel. Podemos aconsejar y recomendar productos dermatológicos destinados a paliar estos efectos, despejar sus dudas y siempre acompañarlos en su tratamiento.

Los efectos secundarios de los diversos tratamientos de esta enfermedad como por ejemplo la quimioterapia o la radioterapia se manifiestan en la piel y pueden ser evitables, tratables y reversibles en muchos casos.

Esta afectación dermatológica se manifiesta sobre todo en la cara y se producen cambios que podrían ser transitorios o permanentes: xerosis, prurito, linfedema, radiodermitis, infecciones, efectos en las uñas y en el pelo,…

Lo que podría resumir todos los cuidados es higiene, hidratación y protección:

• Evitar jabones, utilizar siempre syndets y que sean sobregrasos. Lo ideal es escoger un tensioactivo suave y poco espumante.

• hidratar y reforzar la función barrera de la piel, desde el minuto uno.

• La protección solar es muy necesaria.

Vamos a hablar de todos estos problemas en la piel y qué consejos podemos aportar para disminuirlos, evitarlos y tratarlos.

Xerosis

Empecemos con la xerosis, uno de los efectos que producen todas las terapias. Se manifiesta con picor, sequedad, descamación superficial, heridas incluso fisuras.

La higiene es fundamental: siempre con agua tibia, duchas cortas y evitar los baños. Y al secar la piel, siempre sin frotar, de forma suave y a toques. El producto utilizado para realizar esa higiene debe ser muy suave, sin jabones y sin perfumes. Lo mejor, las fórmulas sencillas, menos es más en estos casos. Aconsejamos también tener cuidado con los productos naturales, porque natural no quiere decir inocuo y siempre el farmacéutico va a estar ahí para poder solucionar dudas sobre productos y formulaciones.

En cuanto a la higiene de la cara, también es importante utilizar un producto sin aclarado, ya que el agua normal puede producir irritaciones y rojeces. Este tipos de productos sin aclarado no solo limpian sino que a la vez cuidan e hidratan la piel.

Prurito

El prurito (picor, escozor) puede ser más o menos notable. A consecuencia del tratamiento por la xerosis que provoca o incluso a raíz de la misma enfermedad en determinados casos (manifestación del síndrome paraneoplásico).

La recomendación que hacemos es siempre hidratar de manera intensiva, no sólo desde la utilización de un producto limpiador que por sí mismo sea hidratante (los aceites de ducha pueden ser grandes aliados) si no la aplicación de una leche corporal o un bálsamo que hidrate y sobre todo que pueda calmar ese picor.

Fisuras cutáneas

Las fisuras pueden formarse en los dedos, en los talones,… Son dolorosas y es difícil tratarlas. A parte de todos los consejos que podamos dar en cuanto a hidratación máxima de pies y manos se refiere para no llegar a este extremo, siempre recomendaremos la utilización de guantes para realizar las tareas diarias, la utilización de calcetines de algodón a ser posible y no realizar baños prolongados.

Radiodermitis

Es un enrojecimiento de zonas determinadas que depende de la persona, de su edad, su alimentación, si su vida es sana,… y depende también de la dosis de tratamiento de radioterapia, del fraccionamiento de la radiación,…

El consejo principal que podemos dar es que esa zona debe cuidarse y poner gran empeño en ello. No puede aplicarse ningún producto tres horas antes del tratamiento y ya después, reparar desde la primera sesión y aplicar protector solar aún acabado el tratamiento, siempre. La utilización de bálsamos y aceites corporales de ducha puede ser de gran ayuda y aplicar agua termal a demanda pulverizada o en compresas para calmar la zona.

Eritrodistesia palmoplantar

Es una lesión que cursa con inflamación de las plantas de las manos y de los pies. El retorno venoso aumenta por esa zona y por eso deriva más en la mano y en el pie. No siempre es simétrica, es dosis dependiente y se caracteriza por dolor en las manos y pérdida de sensibilidad.

Guantes y calcetines serán nuestros aliados despuñes de aplicar crema hidratante y queratolítica con urea y salicílica.

Erupción acneiforme

Aparece en más de un 75% en terapias biológicas. Se caracteriza por picor, quemazón y dolor sobre todo al inicio del tratamiento. No está asociado a infecciones, de hecho no hay sebo ni infección. Hay diferentes grados.

Recomendamos no manipular las lesiones, ni utilizar exfoliantes ni queratolíticos. Hidratar una o dos veces al día. Y utilizar protección máxima siempre.

Hiperpigmentaciones

Normalmente son reversibles y suelen aparecer en personas de fototipo claro. Podemos ayudarles desde nuestra farmacia con maquillajes adecuados para disimular estas manchas y ha elegir la protección solar adecuada.

No se deben utilizar despigmentantes durante el proceso del tratamiento. Podrían utilizarse ya una vez finalizado el mismo, pero depende del caso.

Despigmentación

Se puede producir decoloración del cabello, de las pestañas, cejas y uñas. Es frecuente en quimioterapias biológicas. Como en todos los casos, hidratación y protección solar máxima.

Fotosensibilidad

Se manifiesta con enrojecimiento y calentamiento de la zona expuesta. Puede darse incluso hiperpigmentación. Es recomendable no exponerse al sol, protegerse con ropa ligera, crema solar 50+ (cada dos horas) y gafas de sol.

Alopecia

Suele ser reversible hacia el mes de acabar el tratamiento. Es importante hidratar la sequedad del cuero cabelludo, utilizar medicación tópica, protección solar %0 + y proporcionarle consejos sobre maquillaje de cejas y pestañas.

Uñas frágiles

Las uñas se vuelven más blandas y quebradizas. Recomendaremos cuidarlas con esmaltes endurecedores, prescindir de pintarlas, de cortar las cutículas y no utilizar uñas postizas. Es importante hidratar la lámina ungueal, hidratar siempre bien las manos y no utilizar disolventes con acetona.

Cada caso es un mundo y adecuaremos estos cuidados a cada uno de ellos, siempre desde la empatía y el conocimiento de su enfermedad.

María Gironés
Farmacéutica titular de Farmacia Gironés
Master Dermofarmacia y Cosmética en Industria farmacéutica
Master of Business Administration (MBA) por la Universidad de Comillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *