LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA DESDE LA INGENIERÍA BIOMÉDICA

En esencia, la finalidad de la Ingeniería Biomédica es el desarrollo de tecnologías que permitan la prevención, detección y diagnóstico, y tratamiento de las enfermedades. Gracias a la invención y desarrollo de dispositivos médicos de detección temprana de tumores, se pueden salvar la vida de millones de mujeres en el mundo.

Por ello, esta disciplina juega un papel fundamental en la lucha contra el cáncer de mama. Siendo partícipe en todo el proceso, intentando mejorar la calidad de vida desde la prevención, tratamiento y rehabilitación.

ANTES

La prevención de esta enfermedad es clave para disminuir los factores de riesgo, evitar su aparición o su avance en caso de contraerla. Sin embargo, a día de hoy esto sigue siendo un reto que el personal sanitario e ingenieros biomédicos buscamos resolver. Si bien, no hay un método único y definitivo para la prevención del cáncer de mama, la mamografía es la técnica preventiva y de detección más popular. No obstante, este procedimiento es catalogado como doloroso y su interpretación es variable.

Además, existen propuestas como la aplicación “Keep a Breast”, que dispone de tutoriales de autoexploración guiada y su planificación, así como el contacto directo con profesionales en caso de necesitarlo. Este innovador proyecto es de acceso libre y además permite hacer la autoexploración desde la comodidad del hogar, sin necesidad de desplazarse a un centro sanitario.

Retomando la técnica mamográfica, cabe mencionar que, debido a la subjetividad de su interpretación puede sobre diagnosticar la enfermedad. Por este motivo, surgió la necesidad de implementar mejoras a este procedimiento. En primer instante, los sistemas inteligentes de apoyo a la decisión clínica otorgan ayuda a la evaluación y diagnóstico del cáncer de mama, aumentando la precisión y la objetividad de los resultados.

En este caso, estamos hablando de sistemas de vanguardia, que alertan a los usuarios sobre posibles tumores; detectados por medio del aprendizaje e interpretación del historial clínico de cada paciente, en los que se emplea la inteligencia artificial con sistemas expertos y modelos estadísticos inferenciales. Estos sistemas también suponen un apoyo para evitar pruebas convencionales adicionales como las resonancias magnéticas, ecografías, biopsias y estudios moleculares, entre otras.

DURANTE

En el caso de que los métodos preventivos y de detección no pueden evitar la llegada de la enfermedad, hay alternativas gracias a los grandes avances de la Ingeniería Biomédica y largos períodos de investigación. Por ejemplo, se ha conseguido que en las intervenciones de cáncer de mama se utilicen glóbulos blancos modificados con el objetivo de eliminar las células cancerosas que se puedan desprender durante la cirugía.

Actuando como “soldados celulares”, para así evitar en la mayor parte de los casos un crecimiento metastásico e incluso la recaída del tumor de una forma más acelerada.

También cabe destacar el uso de la tecnología de fluorescencia verde de indocianina (ICG), un fármaco se une a ciertas proteínas producidas por del hígado como la albúmina y a otras lipoproteínas que gracias a su adherencia a dichas proteínas permite al cirujano una guía visual que garantiza un mejor resultado.

Este ha sido un gran avance en la cirugía guiada por fluorescencia siendo muy útil tanto para la identificación de tumores y el mapeo de tumores malignos a nivel linfático como para la identificación del ganglio centinela, es decir, los primeros ganglios linfáticos hacia los que drena un tumor, favoreciendo que se puedan tratar lo antes posible, como en el caso del cáncer de mama que es muy útil siempre que este sea no palpable.

El desarrollo de nuevas tecnologías es muy importante ya que permite tanto una mejora en la prevención, detección, cirugía y el tratamiento de la enfermedades, ya no solo a nivel técnico, sino también a nivel emocional mediante el uso de la realidad virtual. En esta última se han dado pasos agigantados, incrementando así su uso para dar un apoyo durante las sesiones de tratamiento de quimioterapia, permitiendo que el paciente se evada de la realidad durante el uso de este.

Todo esto es posible gracias al uso de sensores de movimiento para así conseguir una mayor interacción con las experiencias que las gafas de realidad virtual les aporta. Acorde a la AECC, el uso de esta tecnología durante el tratamiento de quimioterapia puede disminuir más del 80% de la sensación de dolor y en casi un 30% la ansiedad antes del inicio del tratamiento. Del mismo modo, la mayoría de los pacientes aseguran que las sesiones de quimio se les hacen más amenas.

DESPUÉS

Al contrario de la creencia popular, la lucha contra el cáncer no claudica una vez terminadas las quimioterapias, radioterapias o mastectomías. Esta lucha perdura en cada paciente hasta que son capaces de adaptarse de nuevo a su propio cuerpo. Los diferentes tratamientos del cáncer de seno tienen afectaciones físicas que deben tratarse.

Esto puede consistir desde la rehabilitación para recuperar la completa movilidad del brazo y hombro, hasta la realización de cirugía de reconstrucción de pecho.

Los ejercicios de rehabilitación son importantes para reducir los efectos secundarios a una operación para preservar la flexibilidad, recuperar el movimiento y fortalecer la zona afectada. Estos se suelen hacer con cierta frecuencia y por lo general desde sus domicilios. Lo que genera duda en el paciente sobre la forma de hacerlos por miedo a empeorar la situación.

Es por esto que plataformas como ReHub son muy prácticas en estos casos. ReHub es una plataforma online que conecta al paciente, al fisioterapeuta y al médico.

Facilitando así el tratamiento de rehabilitación desde casa y siempre supervisado por el profesional de la rehabilitación.

Utilizando la cámara móvil del paciente, ReHub analiza el rango, la velocidad y la repetición del movimiento para un control más preciso del rendimiento del ejercicio del paciente, a través de sensores inerciales. Y gracias a su avanzada tecnología de visión artificial, ReHub analiza diversos puntos del cuerpo proporcionando bio-retroalimentación en tiempo real durante la ejecución de los ejercicios, lo que aumenta el empoderamiento del paciente y su adherencia al proceso de rehabilitación.

A su vez, esta plataforma permite la personalización completa de los ejercicios terapéuticos de un paciente. Es decir, qué estos se adaptarán a las necesidades actuales de cada paciente en todo el proceso, promoviendo así la adaptación corporal y su recuperación completa.

El desarrollo de todas estas tecnologías se verán impulsadas en un futuro por la ingeniería biomédica y contribuirán de la mano con la medicina para intentar prevenir el cáncer de mama y mejorar tanto el tratamiento como la calidad de vida de sus supervivientes.

CEEIBIS (Consejo Estatal de Estudiantes de Ingeniería Biomédica e Ingeniería de la Salud)
Alfonso Gordon Cabello de los Cobos
Andrea Mouriño Hermida
Jaime Gómez Becerril
Javier Méndez Parrilla
Marcos Gavieiro Rodríguez
Paula Santalla Estévez
Sofía Regalado Ruíz de Chávez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *