ME TENGO QUE OPERAR, ¿QUÉ DEBO HACER?

Es altamente probable que en algún momento de nuestras vidas tengamos que realizarnos una intervención quirúrgica.Observo en mis pacientes que tienen muchas dudas al respecto, voy a intentar aclarar una serie de conceptos muy básicos sobre un tratamiento quirúrgico.

PRUEBAS PREOPERATORIAS:
Antes de operarnos existe la posibilidad de tener que realizarnos un estudio general para saber si estamos en las condiciones óptimas para someternos a una cirugía.Este estudio se suele llamar “pruebas preoperatorias o preanestésicas”, y habitualmente consiste en 3 pruebas diagnósticas:
-un análisis de sangre.
-un electrocardiograma
-una radiografía de tórax.
No siempre es necesario realizar las tres pruebas, en personas jóvenes y sanas un análisis sanguíneo y la valoración con el anestesista suele ser suficiente.También existen casos en que la presencia de enfermedades en el paciente obliga a solicitar pruebas diagnósticas extras para confirmar su estado de salud antes de ser intervenido.

TIPOS DE ANESTESIA:
Podemos describir el tipo de anestesia en 3 grandes grupos: local, regional y anestesia general. ¿qué significa cada una de ellas?
-Anestesia local: en estos casos se administrará el anestésico sobre la zona a ser intervenida, de tal forma que no notemos dolor mientras se realiza el tratamiento quirúrgico.En este tipo de cirugía estaremos despiertos el tiempo que dure la intervención.Se suele usar este tipo de anestesia para llevar a cabo procedimientos quirúrgicos pequeños. Por ejemplo: extirpar un tumor cutáneo, realizar una biopsia de un ganglio.
-Anestesia regional: en estos casos la anestesia se infiltra cercana a los nervios sobre un miembro, puede ser la pierna, el brazo, ambas piernas. Ese acto de infiltrar la anestesia sobre un conjunto de nervios provoca que todo el miembro pase a estar dormido, de tal forma que se puede hacer una cirugía grande sobre la pierna, y mantener el resto del cuerpo y nosotros mismos despiertos.Por ejemplo:una fractura de tobillo, unas lesiones tendinosas en la mano, o un parto.
-Anestesia general: en estos casos la administración de medicación consigue que el paciente este totalmente dormido, de tal forma que se lleva a cabo la cirugía y no será consciente de nada de lo que sucede. Este tipo de anestesia se utiliza por ejemplo: en la extirpación de una vesícula biliar o extirpación de un tumor pulmonar.

CIRUGÍA AMBULATORIA O CON INGRESO:
-Cirugía ambulatoria: esto significa que vamos al quirófano, nos operamos y volvemos a casa en el mismo día, no pasamos ninguna noche en el centro hospitalario.
-Cirugía con ingreso: en estos casos permanecemos ingresados en el centro donde somos intervenidos una, dos o varias noches.Dependiendo del proceso y cada paciente.
En este punto podríamos pensar que las anestesias locales son siempre ambulatorias, y las generales siempre con ingreso. Pero esto no es cierto, no solo el tipo de anestesia establece si un paciente ingresa o no, también depende de muchos factores que se valoran de forma individual en cada caso.

PREPARATIVOS ANTES DE IR A QUIRÓFANO:
Una vez seamos conocedores del tratamiento que vamos a recibir, existe una serie de preparativos importantes a saber.Algunos son datos prácticos que nos pueden facilitar mucho las cosas.
Si vamos a someternos a una cirugía convendría saber lo siguiente:

− Aseo: bañarse el cuerpo completo y retirarse la pintura de uñas y los accesorios tipo pendientes, anillos, reloj, piercing.
− Ayunas. Independientemente del tipo de cirugía que nos vayamos a realizar, siempre conviene estar en ayunas de al menos 6 horas.Hay casos donde el ayuno debe ser mas largo, ya se lo informaran si fuera necesario.
− Medicación: El estar en ayunas incluye no tomar ninguna medicación. Aún así,cada caso será valorado de forma individual, dado que existen algunos tratamientos que si conviene tomarlos antes de la cirugía, como puede ser un tratamiento hipotensor en una cirugía con anestesia local ambulatoria. Debe ser su médico el que le aclare si debe tomar alguno de sus medicamentos antes de acudir a quirófano.En caso de ingreso conviene llevar nuestra propia medicación.
Las medidas de aseo, ayuno y medicación cuando estamos ingresados son revisadas y llevadas a cabo por el personal sanitario, sin embargo en las cirugías ambulatorias somos nosotros los responsables de estos aspectos.
− Ropa: siempre es recomendable llevar ropa cómoda, holgada, que sea fácil de quitar y poner. Tengamos en cuenta que al quirófano entramos desnudos, con una bata de papel (o similares) que se nos entrega allí. Tendremos que desvestirnos y volvernos a vestir tras la cirugía si es en régimen ambulatorio. Es sencillo darnos cuenta que una ropa cómoda nos ayudará a vestirnos con mas facilidad tras la cirugía. En el caso de que la cirugía sea en régimen de ingreso, también conviene usar la misma filosofía. Y ser conscientes que aunque vayamos a pasar varios días en el hospital, no necesitaremos ropa extra, dado que durante el ingreso estaremos vestidos con pijamas o batas hospitalarias.Si conviene llevar una bata y las zapatillas típicas de andar en casa. En un hospital en términos de ropa, menos es mas.
− Elementos personales: debemos reducir al máximo nuestras pertenencias: joyas, relojes, móviles, tablets, libros. Si vamos a estar ingresados optar por un único elemento de entretenimiento y dejar el resto en casa. Los elementos personales de áseo si deben incluirse en nuestro bolso.
− Tabaco: fumar es malo, esto es algo ya conocido por todos.Antes de una cirugía se debe dejar de fumar, y antes la imposibilidad de dejarlo reducir al máximo el tabaco. Debemos ser conscientes que si en un ataque de nervios, antes de entrar al hospital a operarnos nos fumamos 8 cigarros rápidos, podemos estar provocando que aparezcan problemas graves de ventilación.

Con esta información espero haber aclarado dudas para esa próxima visita a quirófano.

Conchi Gomez Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *