¿QUIÉN ES EL TÉCNICO DE RADIOTERAPIA?

No puedo decir que los técnicos son los primeros a los que ven los pacientes en nuestro servicio de Radioterapia, porque la primera consulta se pasa con el facultativo y la enfermera, pero sí que somos los que más contacto tenemos con nuestros pacientes en todo su itinerario por nuestro servicio.

El primer contacto lo tenemos en la sala de simulación. Realizamos un TC, un scanner, de posicionamiento para la planificación del tratamiento. Hacemos fotos de la posición y unos pequeños tatuajes para guiar el posicionamiento en máquina.

Y aquí nos encontramos al primer técnico. Explicamos brevemente lo que vamos a hacer y cómo debemos posicionarlos para que el tratamiento sea reproducible. Cada paciente tiene su posicionamiento según su localización tumoral, no todos somos iguales. Y en algunos servicios también hacemos foto del paciente para identificación de los tratamientos.

Os comparto un vídeo explicativo casero, (en nuestro servicio del Hospital Universitario de Burgos) de la realización de una máscara termoplástica para la innovilización y realización de los tratamientos de cabeza y cuello.

De Simulación pasamos a Planificación, que también hay técnicos. Aquí el único contacto que hay con el paciente es por medio de su TC y su foto. Se exportan las imágenes del TC al planificador, se contornean los órganos de riesgo de la zona a tratar, y se planifica el tratamiento que le darán los técnicos en la maquina.

Y por último, pasamos a la máquina de tratamiento.

Aquí reproducimos todo lo hecho en simulación y planificación.

Dentro del búnker colocamos al paciente de la misma manera que se le colocó en TC, para ello tenemos fotos de la posición del paciente y sus tatuajes, y nos guiamos con unos láseres para su adecuado posicionamiento. Ahí dentro tenemos un monitor que nos indica las coordenadas espaciales donde debemos colocar la paciente, y todo lo relacionado con los campos de tratamiento y su energía.

Una vez posicionado, hacemos radiografías o un pequeño scanner ( cone beam ct) para comprobar el correcto posicionamiento, y una vez está todo correctamente, damos el tratamiento.Os dejo una foto realizada desde el control de los técnicos fuera del búnker)

Los técnicos de máquina son los que más trato tienen con el paciente, aunque no tengamos mucho tiempo lo aprovechamos al máximo.

El primer día intentamos explicarle todo despacio, porque sabemos que todo es muy nuevo y puede que en cinco minutos se la haya olvidado todo. Incluso a veces nos sentamos en la sala de espera para explicárselo también al familiar que lo acompaña, para que estén todos más tranquilos.

Nos preocupamos por sus miedos, solemos dar los tratamientos con la luz encendida para observar bien como gira la maquina y evitar colisiones, pero hay personas que necesitan adaptarse o incluso estar más relajados y dejamos la sala en tinieblas.

Siempre los acompañamos desde el vestuario hasta la maquina, y aprovechamos este camino para preguntarle como se encuentra, si come y duerme bien. Y nos convertimos en su pequeño desahogo, comparten con nosotros sentimientos que les cuesta expresar con sus seres queridos. Entablamos un pequeño vinculo especial, ya que vamos a vernos durante bastantes días.

No tenemos una sala de desahogo emocional, que sería muy interesante, pero podemos prestarlos nuestras orejas durante un ratillo.

Nos cuentan sus pequeños trucos caseros para sus efectos secundarios de los tratamientos, que nos viene muy bien para transmitirlo a otros pacientes, y muchas veces se lo cuentan entre ellos en la sala de espera.

No todos acuden de buen humor ni tienen ganas de hablar, o simplemente no pueden hacerlo, pero no importa; sabemos que nos escuchan, así que entre nosotros a veces contamos chistes o cotilleos….y no es porque no prestemos atención a nuestro trabajo, es para sacar una sonrisa, y por suerte lo conseguimos.

Es inevitable coger cariño a nuestros pacientes, y muchos de ellos nos dejan huella, y nosotros también aprendemos de ellos, nos enseñan muchas cosas, cómo que lo más importante es el sabor de las comidas, o volver a ponerte esa prenda que durante este tiempo no has podido porque el cuerpo ha cambiado, o de que color teñirte el pelo….y todos los problemas que has tenido durante ese día…desaparecen. Aprendemos a valorar otras cosas.

No somos simple personal sanitario y pacientes….somos personas.

Almudena Calleja Rodríguez.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *