QUÉ HACER Y QUÉ NO ANTE LAS REACCIONES EN LA PIEL DEL PACIENTE ONCOLÓGICO

Qué hacer y qué no ante las reacciones en la piel del paciente oncológico
Por Dra. Fátima Rivas

La medicación y el tratamiento que recibe un paciente con cáncer pueden producir varios efectos secundarios y entre ellos los que afectan a la piel pueden generar un franco malestar en estos pacientes. Podemos ayudarles a encontrarse mejor e incluso a prevenirlos de una manera sencilla y eficaz.

La sequedad, el picor, la descamación, incluso llagas y heridas, son las afecciones cutáneas más frecuentes, tanto a nivel facial como corporal. La incomodidad que producen influyen en el estado de animo del paciente y muchas veces no se atreven a consultar o no creen que sean los suficientemente importantes como para plantearlas al medico. Es ahí donde el farmacéutico puede realizar la labor de atención y consejo para incluso adelantarse a estas alteraciones o a que empeoren.

EL cuidado debe iniciarse en la limpieza, que debe realizarse con jabones Syndet, incluso limpiadores en aceite y aceites de ducha que mantengan la barrera hidrolipidica de la piel intacta y aporten un extra de hidratación en este paso. Se desaconsejan los exfoliantes, tanto físicos como químicos, y las limpiezas agresivas, ya sean en casa o en centros.

La piel necesita hidratación y nutrición mañana y noche, incluso a lo largo del día. No es necesario buscar productos específicos para el paciente oncológico, ya que en la farmacia es fácil encontrarlos destinados a esta problemática, como los de pieles atópicas, psoriasis, que cumplen perfectamente esta función. Buscamos cremas emolientes, nutritivas, con ingredientes como ceramidas, glicerina, lípidos…

Los labios también pueden sufrir sequedad, por lo que es importante el uso de bálsamos labiales y protección solar en esa zona tan delicada.

Es importante adecuar los tratamientos a las necesidades de la piel del paciente oncológico en cada fase de su enfermedad.

Muchos de los tratamientos para el cáncer son fotosensibilizantes, es decir, la piel esta mas sensible al sol, puede quemarse o producir reacciones en la piel por la exposición al sol. Por tanto es muy importante la protección solar al salir al exterior. Se debe aplicar la cantidad adecuada, reaplicar con frecuencia e incluso usar protección física (sombrero, gafas de sol, pañuelos..).

Se deben evitar activos renovadores o potencialmente irritantes como retinoides, alfahidroxiacidos, salicílico…que pueden alterar más la barrera cutánea. Tambien evitar depilación con cera o cremas, es preferible una maquinilla eléctrica o pinzas.

La piel del paciente oncológico necesita que la cuidemos para hacerle sentir mejor durante su enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *