¿CÚALES SON LOS SÍNTOMAS DE CÁNCER?, Y POR QUÉ SE PRODUCEN?

¿Cuáles son los síntomas de cáncer? Y por qué se producen?

La supervivencia de los pacientes oncológicos depende enormemente de un diagnóstico temprano. Por ello, es de suma importancia la identificación precoz de posibles signos o síntomas de cáncer. Además, la Organización Mundial de la Salud prevé un crecimiento del 75% de las enfermedades oncológicas para el 2030, siendo las principales causas los malos hábitos en los países occidentales, y las infecciones en los países más desfavorecidos. De ahí, que el diagnóstico temprano, constituya una pieza clave para aumentar la supervivencia. Un buen ejemplo de la importancia de la detección precoz de cáncer, es el melanoma o cáncer de piel, ya que puede ser fácil de eliminar si no ha crecido ni invadido las capas profundas de la piel. La tasa de supervivencia a 5 años (porcentaje de personas que viven al menos 5 años después del diagnóstico) en la etapa inicial es de aproximadamente 98%. Una vez el melanoma se ha propagado a otras partes del cuerpo, la tasa de supervivencia a 5 años baja a aproximadamente 16%.

Los signos y síntomas constituyen señales emitidas por nuestro cuerpo ante una disfunción de alguna de sus partes. Un signo es una señal objetiva y medible (fiebre, presión arterial elevada, saturación de oxigeno, etc), que puede ser determinada por otra persona. Los síntomas son señales subjetivas, percibidas, sentidas o experimentadas (dolor, ansiedad, debilidad, dificultad para respirar, etc.) por el paciente.

El cáncer está considerado un grupo heterogéneo de enfermedades que pueden causar prácticamente cualquier signo o síntoma. Cada uno de estos tipos de enfermedades puede tener características completamente diferentes al resto de los cánceres, pudiendo considerarse enfermedades independientes, con sus causas, su evolución y sus tratamientos específicos. Sin embargo, todas ellas tienen un denominador común: las células cancerosas adquieren la capacidad de multiplicarse y diseminarse por todo el organismo sin control.

¿Por qué aparece el cáncer?

El proceso de carcinogénesis, y por tanto, de aparición de un cáncer, comienza cuando los agentes carcinógenos actúan sobre una célula alterando su material genético (mutación). Una primera mutación no es suficiente para que se genere un cáncer, pero es el inicio del proceso. La condición indispensable es que la célula alterada sea capaz de dividirse. Como resultado, las células dañadas comienzan a multiplicarse a una velocidad ligeramente superior a la normal, transmitiendo a sus descendientes la mutación. Si sobre las células iniciadas actúan de nuevo y de forma repetida los agentes carcinógenos, la multiplicación celular comienza a ser más rápida y la probabilidad de que se produzcan nuevas mutaciones aumenta. Para que se produzca un cáncer es necesario que de forma acumulativa y continuada se produzcan estas mutaciones con las consiguientes alteraciones celulares durante un largo periodo de tiempo, generalmente años.

Actualmente conocemos muchos agentes carcinogénicos como el tabaco, la alimentación inadecuada, el alcohol, etc. Por último, las células iniciales que van sufriendo nuevas mutaciones, cada vez se hacen más anómalas en su crecimiento y comportamiento. Adquieren la capacidad de invasión, tanto a nivel local infiltrando los tejidos de alrededor, como a distancia, originando las metástasis.
Los cambios genéticos o mutaciones que fundamentalmente contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales de genes — proto-oncogenes, genes supresores de tumores y genes reparadores del ADN. Los proto-oncogenes se dedican al crecimiento y división celular normal. Sin embargo, cuando estos genes se alteran en ciertas maneras o son más activos de lo normal, ellos pueden convertirse en genes causantes de cáncer (u oncogenes), al permitir a las células que crezcan y sobrevivan cuando no deberían.

Los genes supresores de tumores se dedican también a controlar el crecimiento y la división celular. Las células con algunas alteraciones en los genes supresores de tumores pueden dividirse en una forma sin control. Los genes reparadores del ADN se dedican a arreglar un ADN dañado. Las células con mutaciones en estos genes tienden a formar mutaciones adicionales en otros genes. Juntas, estas mutaciones pueden causar que las células se hagan cancerosas.

Conforme los científicos han aprendido más acerca de los cambios moleculares que resultan en cáncer, ciertas mutaciones se han encontrado juntas en muchos tipos de cáncer. A causa de esto, los cánceres se caracterizan a veces según los tipos de alteraciones genéticas que presentan, no solo por el sitio del cuerpo en donde se forman y por la forma como se ven las células cancerosas al microscopio.

¿Cuáles podrían ser síntomas generales del cáncer?

Los signos y síntomas dependerán de su localización, su tamaño, así como de los órganos o tejidos circundantes. Si un cáncer metastatiza (se propaga y coloniza otras partes del cuerpo) los síntomas pueden aparecer en dichas partes. Recordar que tener cualquiera de estos no significa que exista un cáncer. Sin embargo, si presenta cualquiera de estos síntomas o persisten por mucho tiempo o empeoran, por favor, consulte a su médico para averiguar su causa.

Síntomas generales de cáncer:

Pérdida de peso inexplicable: Los pequeños cambios de peso con el tiempo son bastante normales, pero si pierde una cantidad notable de peso sin intentarlo, informe a su médico.

Bulto o hinchazón inusual en cualquier lugar: Los bultos o la hinchazón persistentes en cualquier parte de su cuerpo deben tomarse en serio. Eso incluye cualquier bulto en el cuello, axila, estómago, ingles, pecho, mama o testículo.

Fatiga: Hay muchas razones por las que puedes sentirte más cansado de lo habitual, especialmente si está pasando por un evento estresante. Pero si se siente cansado sin razón clara, podría ser una señal de que algo anda mal, hable con su médico.

Dolor o molestias inexplicables: El dolor es una forma en que nuestro cuerpo nos dice que algo anda mal. A medida que envejecemos, es más común experimentar dolores y molestias. Pero el dolor inexplicable podría ser un signo de algo más grave. Un dolor de cabeza que no desaparece o que no se alivia con tratamiento puede ser un síntoma de un tumor cerebral. El dolor de espalda puede ser un síntoma de cáncer de colon, recto u ovario

Sudores nocturnos muy intensos: La sudoración nocturna puede ser causa de infecciones o puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos. También es frecuente que las mujeres lo experimenten en la época de la menopausia. Pero los sudores nocturnos muy intensos y profundos también pueden ser un signo de cáncer.

Cambios en la piel

Heridas que tardan en cicatrizar: La piel se repara por sí sola muy rápidamente y cualquier daño suele curarse en una semana aproximadamente. Cuando una mancha, verruga o llaga no cicatriza, incluso si es indolora, un médico debe revisarla. Y si ocurre en la mucosa oral, debe atenderse lo antes posible, especialmente en personas que fuman, mastican tabaco o frecuentemente consumen alcohol.

Nuevo lunar o cambios en un lunar: La mayoría de los lunares son inofensivos. Pero, los lunares nuevos o lunares existentes que cambian de tamaño, forma o color de forma rápida, se vuelven costrosos, pican, duelen, sangran o supuran deberían ser inspeccionados por su dermatólogo. La lista de verificación ABCDE es una buena herramienta para recordar los cambios importantes para distinguir un lunar de un posible melanoma.

Otros cambios cutáneos: Cualquier cambio inusual en una zona de piel o una uña, ya sea que sea un cambio nuevo o que haya estado allí por un tiempo, debe ser examinado por su médico.

Síntomas que afectan la alimentación.

Dificultad para tragar: Algunas afecciones médicas pueden dificultar la deglución. Hable con su médico si tiene dificultad para tragar y el problema no desaparece.

Acidez de estómago o indigestión inusuales: Es normal sentir una leve molestia o dolor a veces después de comer una comida abundante, grasosa o picante. Pero si tiene ardor de estómago (reflujo ácido) o indigestión con frecuencia, o si es particularmente doloroso, debe consultar a su médico.

Pérdida de apetito: La pérdida del apetito puede ocurrir por muchas razones diferentes. Hable con su médico si ha notado que no tiene tanta hambre como de costumbre.

Úlcera bucal o parche que no cicatriza: Es común tener úlceras (pequeñas llagas) en la boca cuando está un poco agotado; por lo general, mejoran en aproximadamente dos semanas. Pero debe informar a su médico o dentista si tiene una úlcera o un parche rojo o blanco que no cicatriza después de 3 semanas.

Cambios intestinales o en sus hábitos de micción o defecación

Informe a su médico si ha notado un cambio en sus hábitos intestinales, tiene problemas para orinar, o si hay sangre en orina o heces.

Cambios en la defecación: Un cambio en los hábitos intestinales puede incluir estreñimiento, defecación más suelta o defecación con más frecuencia.

Cambios en la micción: Los problemas para orinar pueden ser la necesidad de orinar con más frecuencia o con urgencia, experimentar dolor al orinar o no poder orinar cuando es necesario.

Hinchazón abdominal persistente: Es bastante común experimentar una barriga hinchada o hinchada que aparece y desaparece de vez en cuando. Pero si se siente hinchado la mayoría de los días, incluso si aparece y desaparece, hable con su médico.

Síntomas que afectan su voz y respiración.

Falta de aliento: No es inusual sentirse sin aliento de vez en cuando. Pero si nota que se siente sin aliento más de lo habitual o durante mucho tiempo, informe a su médico.

Voz ronca o ronquera: Tener una voz ronca o ronquera puede ser común en los resfriados. Pero una voz ronca que no ha desaparecido por sí sola debería ser revisada.

Tos persistente: La tos es común con los resfriados y algunas afecciones respiratorias como COVID19, entre otras condiciones de salud. Pero si una tos inexplicable no desaparece en unas pocas semanas o empeora, podría ser un signo de cáncer.

Sangrado o sangre inexplicables

El sangrado inexplicable a menudo puede ser causa de algo mucho menos grave que el cáncer, pero siempre debe informarlo a su médico. Esto incluye sangre en las heces o en el pipí, y vómitos o tos con sangre, sin importar la cantidad o el color (puede ser rojo o un color más oscuro como marrón o negro). También incluye cualquier sangrado vaginal inexplicable entre períodos después del sexo, o después de la menopausia.

Cambios inusuales en los senos

Los bultos no son los únicos cambios en los senos que debe informarle al médico. También esté atento a cualquier cambio en el tamaño, la forma o la sensación de un seno, o cualquier cambio en la piel, enrojecimiento o dolor en el seno. Y no olvide ningún cambio en el pezón, incluido el líquido, que podría estar manchado de sangre y gotear del pezón si no está embarazada o amamantando.
El cáncer de mama es más común en las mujeres, pero sea cual sea su sexo, es importante informar a su médico sobre cualquier cambio inusual en los senos.

Otros síntomas

Los síntomas y los signos antes mencionados son los más comunes que se manifiestan con el cáncer, pero hay muchos otros que no se mencionan aquí. Si nota cualquier cambio importante en la forma en como su cuerpo responde o se siente, debe informarlo a su médico. Si se trata de cáncer, estará siendo prudente y dándose la oportunidad de tratarlo de forma temprana, cuando el tratamiento es más eficaz, y los niveles de supervivencia mas elevados.
Para más información sobre los signos y síntomas que se pueden encontrar en cada tipo de cáncer, se puede acudir a las guías disponibles en las páginas oficiales de las asociaciones u organizaciones medicas oncológicas, que se pueden encontrar en la bibliografía de este post.

Fuentes bibliográficas:

Organización británica del cáncer. Consultado el 4 de Enero 2021, www.cancerresearchuk.org

Clínica Mayo. Consultado el 6 de Enero 2021, www.mayoclinic.org

Instituto Nacional del Cáncer, hoja informativa. Consultado el 7 de Enero 2021, www.cancer.gov

Asociación Española contra el cáncer. Consultado el 3 de Enero 2021, www.aecc.es

Sociedad Española de Oncología Médica. Consultado el 5 de Enero 2021, www.seom.org

Bray, F.; Jemal, A.; Grey, N.; Ferlay, J.; Forman, D. “Global cancer transitions according to the Human Development Index (2008-2030): a population-based study”. The Lancet

Fuentes bibliográficas videos:

Nucleus Medical
High Impact
Keaton Nye
BioDigital
PatientEdChannel

Por Dra. Teresa Arnandis (Valencia, 1986), más conocida como @LadyScience, es investigadora biomédica y docente en la Universidad Católica de Valencia. Doctora “Cum Laude” en Bioquímica y Biomedicina, Licenciada en Farmacia y en Óptica y Optometría, y Diplomada en Sanidad. Empezó su labor de divulgación científica en redes sociales durante el inicio de la pandemia, y a día de hoy, recibe más de diez millones de visitas mensuales en sus perfiles de redes sociales @LadyScience (TikTok y Spotify) y @LadyScienceOfficial (Instagram y YouTube), llegando a acumular más de 430.000 seguidores de Latinoamérica y España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *