LA MISMA PERSONA CON DISTINTO PIJAMA

Cuando asistes a un Congreso esperas que te aporte conocimientos científicos, relaciones profesionales o incluso proyectos colaborativos; en este caso y contra todo pronóstico lo que la vida me regaló (además de lo citado previamente) fue conocer a una persona excepcional, y estaréis de acuerdo conmigo, cuando terminéis de leer este post.

Una persona, una coach, un técnico de Radiología y una paciente……entre otras cosas más…

Me gustaría presentaros a Merche García, no quiero hablaros de ella, si no a través de una breve entrevista seáis vosotros mismos los que saquéis vuestras conclusiones.

Merche, una noche descubres que….

Miedo sería la palabra que describe lo que sentí cuando me desperté a media noche palpándome un bulto en el pecho y lo primero que se me vino a la mente fue: “Ya está aquí”. Mi madre, mi tía, y mi abuela entre otras habían tenido cáncer de mama u ovario antes que yo.

¿Por dónde empezamos Merche?

Soy Técnico de Radiología (TSID), ir a hacerte las pruebas en tu puesto de trabajo: Mamografía, ecografía, biopsia……
Tus compañeros te miran y te dicen “No será nada”. “¿Porque la mayoría de las personas cuando estás preocupado por algo en lugar de solo acompañarte, decide decir frases que no sabe si son verdad?, sé que lo hacen con la mejor de las intenciones, pero no es lo que suele necesitar la otra persona, por lo menos, no era lo que yo necesitaba”.

Tienes un diagnóstico y… ¿ahora qué?

Diagnóstico positivo tengo cáncer, lo primero que se te pasa por la cabeza es “ME MUERO”, piensas en tus hijos, en tu pareja si es que tienes una estupenda, como es mi caso, y después de alinear tus ideas no sin antes decir porque a mí, cagarte en todo, y llorarlo todo, decido que puestos a morirse alguien mejor yo que cualquiera de los demás, ahí fue donde aprendí que habiendo estado en los dos lados desde mi punto de vista duele más ver morir a alguien que quieres que pensar que vas a morir tú, esta reflexión me encantaría que le llegara a todas las personas que sufren cualquier tipo de enfermedad para que miren a los que tienen a su lado con todo el amor del mundo.

¿Puedes pensar en tu presente sin la enfermedad?

Después de pasar por varios tratamientos y cirugías y poder decir que estoy libre de enfermedad, me gustaría, a toro pasado, comentaros alguna de las cosas que he aprendido por el camino.

He aprendido a mirar el mundo con otros ojos, a centrarme más en lo que tengo que en lo que me falta y por supuesto no me refiero a cosas materiales, a poner conciencia en lo que hago disfrutando de las pequeñas cosas, a juzgar un poco menos, a cuando algo no me gusta y me pasa en reiteradas ocasiones pararme y pensar que tengo que aprender de ello, a intentar ver la luz de las personas que no me gustan mucho en lugar de enfocarme en su oscuridad y a dar a menudo las gracias a la vida por acercarme a tantas personas aluciflipantes que me llenan el alma!
¡Ah eso sí, que sepáis que no siempre consigo ponerlo en práctica!

El cáncer no pide permiso para entrar en nuestra vida, ¡pero nosotros decidimos la actitud que tenemos ante él, decidimos pasadas todas las fases si nos quedamos en la queja o en el aprendizaje!

¿Qué haces ahora diferente como profesional sanitario después de pasar por el proceso oncológico, de situarte plenamente al otro lado del pijama?

Pasada la enfermedad le dije a mi jefa, la Dra. Manchón, que necesitaba un trabajo que me llenara el alma, a partir de ahí cuando Pilar Manchón entregaba a una paciente el resultado de una biopsia positiva, es decir con cáncer de mama, les decía, tenemos una compañera que ha estado en su lugar, si quiere hablar con ella y le quiere preguntar cualquier cosa…, ahí empecé a ver aún más, después de haber estado al otro lado, lo importante que es: escuchar, empatizar, dejarle espacio a los silencios, sonreír desde el acompañamiento, abrazar desde el alma, siempre teniendo en cuenta ¿qué necesita la otra persona?. Decidí estudiar PNL, Mindfullnes, Coach de Salud para poder tener mas herramientas para acercarme a ellas. Mi reto es intentar que cada vez mas personas en el mundo de la Sanidad se acerquen más y más al paciente, es tan fácil como pensar que cualquiera de nosotros o lo que es peor de las personas más importantes de nuestra vida, estarán al otro lado en un momento u otro, como te gustaría que la trataran? te gustaría que la curaran o quizá también desearías que la cuidaran…

Encontrar en tu viaje de vida una persona como Merche, es algo que sólo quienes la conocen saben la fuerza que transmite, la energía tan especial, la confianza y serenidad que tanta falta nos hace a profesionales y pacientes, cuando tenemos de cerca esta enfermedad.

¡Feliz vida!

Autoras del post:
Eva Alfayate y Merche García

3 comentarios en “LA MISMA PERSONA CON DISTINTO PIJAMA

  1. Conozco a Merche personalmente y es la mujer más maravillosa, alucinante y positiva que me he encontrado. Gracias Merche por dejarme “ser tu amiga un poquito “

  2. Hola, me identifico totalmente contigo, con 38 años lo padecí, dos niños de 6 y 8 años, muy duro, muchas lágrimas, muy fuerte ante los demás, nunca lloré delante de nadie, hoy tengo 54, yo no tengo antededentes familiares. Te doy la enhorabuena por poder aportar eso que es tan importante en esa situación, el testimonio de una persona que ha pasado por lo mismo, ya estás ayudándola, le estás dando esperanza de vida, le estás demostrando físicamente y con tus palabras que se sale, porque te está viendo. Eso no tiene precio, que una profesional de la sanidad tenga esa humanidad, no tengo palabras ……sólo quiero expresarte mi gratitud, no solo por tu profesionalidad, sino por tu bondad, y humanidad. Conmigo lo hicieron y eso se agradece toda la vida. En esos momentos te da esperanza de vida cuando ya la creias perdida. Te doy las gracias y enhorabuena por tu buena labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *