COMUNICAR EL DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER DE MAMA; LO APRENDIDO DE MIS PRIMERAS 2000 PACIENTES

“No quiero ser maestro de nada,
me conformaría con ser una lección de algo”
Gloria Fuertes

Cuando empecé a estudiar medicina en el año 1992, ni en mis más atrevidos sueños llegué a sospechar lo que esa decisión cambiaría y transformaría mi forma de ser y de estar en este mundo, tampoco sospechaba que lo más importante, lo que de verdad mueve mi esencia humana lo aprendería fuera de las facultades de medicina. La academia solo proveería lo utilitario, lo instrumental, la información, ciencia fría y algunas veces arrogante, pero la academia esta huérfana de amor, compasión, humildad, bondad, empatía entre otras habilidades humanas básicas. La atención a lo invisible está en laS morgues del saber.

Cáncer de mama… ¿Qué hay detrás de lo aparente?

“En la vida no hay cosas que temer,
solo hay cosas que comprender”
Marie Curie

Necesite 15 años de estudio intensivo para aprender a ser médico, especialista en Radiología y subespecialista en Patología de mama y Senología, muchos papelotes que certifican que tengo un montón de información, tanta como para poder diagnosticar la que es posiblemente, la enfermedad más temida en la mujer.Y la última década he estado desaprendiendo gran parte de lo aprendido, para dar espacio a lo nuevo.

Entré en una nueva y única facultad, una academia pionera, algo supracientífico, la vida misma y la realidad de mis pacientes en el momento del diagnóstico del Cáncer de mama.La primera reflexión luego de estar atento y presente al acompañar a mis primeras 2000 pacientes, durante el diagnóstico de cáncer de mama, es que hay tantas reacciones he interpretaciones como personas, de manera que nada más lejos de mi intención que caer en simplismos ni en generalizaciones.

Sin embargo, sí que ha habido puntos de convergencias durante el diagnóstico: Por ejemplo, que el cáncer de mama no es solo percibido como un tumor en un ducto o lobulillo de la mama; Es una crisis vital, es un cara a cara con la posibilidad de morir pronto, es una crisis de miedo, temes por tus relaciones cercanas, temes por tus proyectos, temes por tus planes, es un coctel de vulnerabilidad/dudas/culpas/incertidumbre bebido como el tequila, de un sopetón. Querer saberlo todo ya, pero con la imposibilidad de poder gestionar ni el nombre del tipo de tumor.

Es un momento crudamente humano, usualmente acompañado por un médico quien hace más de científico y de experto en cáncer, que de ser humano, fue en esos momentos crudamente humanos, donde surgió mi consciencia de mis carencias, como por ejemplo, mis carencias en comunicación centrada en la persona, mis carencias en gestión emocional, mis carencias en autoconocimiento, mis carencias en estar atento, presente y enfocado en la otra persona en vez de estar enfocado en mi malestar y en mis conocimientos. Entendí que lo que más necesita una persona en ese momento formaba parte de un currículum negado, un currículum oculto en las academias, que nos es más que el “Currículum Interior”. Conocí la Inteligencia emocional, la inteligencia espiritual, la inteligencia intrapersonal sin las cuales no solo es imposible acompañar a una persona enferma, sino que en el siglo XXIII será ilegal.

“Atención centrada en las personas”, poner el centro en el centro.

“Es el propio médico la
medicina más utilizada en la práctica asistencial”
Michael Balint

Es el propio sanitario, la medicina más utilizada en la práctica asistencial por supuesto. Y, ¿qué hay debajo o mejor dicho por dentro del sanitario?¡ Un ser humano claro, una persona!, ¿qué sabes de ese ser humano?, porque siempre será tu principal herramienta asistencial, docente y de investigación. Cómo dice Howard Gardner autor de la teoría de las Inteligencias múltiples “Una mala persona no llega nunca a ser un buen profesional”

Prescindir de la Inteligencia Intrapersonal en la formación de los sanitarios, es como olvidarse de la corriente eléctrica o de las baterías en los equipos tecnológicos, es obviar la energía que nos mueve, esto nos hace inservibles para nuestro fin último.

Nosotros somos el sistema sanitario, todos, de forma que si quieres saber quién tiene que cambiar el sistema sanitario, dirígete al espejo más cercano.

El común denominador entre el paciente, el sanitario, el familiar, el gestor, el administrativo que labora dentro del sistema de salud está nuevamente en la pregunta ¿qué o quién esta por debajo o por dentro de tu rol?, te invito a que no respondas, respira y permanece 10 segundos en ti…Porque en esa respuesta nos encontraremos todos, singularidades que en el fondo somos y anhelamos lo mismo.

Dentro de la Inteligencia intrapersonal, lo que en el mundo sanitario han llamado “Cuidando al Cuidador” hay muchas estrategias, la primera es cultivar la relación más importante de tu vida, la que tienes contigo mismo (a), es la única que te va a durar toda la vida, el resto de las relaciones que conoces desaparecerán.
Las 3 aes que mueven al ser humano la hemos de dejar de mendigar a los otros y empezar a buscarlas en nuestro interior (afecto, atención y aprobación), paradójicamente solo entonces lo experimentaremos en el mundo exterior. He diseñado un taller cognitivo/emocional/espiritual/experiencial llamado “El Diagnóstico de ti”, un espacio para habitarnos y reparentalizarnos con nosotros (as) mismos (as).

Las aes como herramientas cobran protagonismo en este taller, autorregulación emocional, autoindagación, autocuidado, autocompasión, autoconocimiento, atención plena, autoconsciencia, amor propio y agradecimiento; Finalmente al cultivar tu relación intrapersonal transformaras tus relaciones interpersonales y experimentaras la autotrascendencia (legado y propósito de vida) que es un motor interno en vez de uno externo.

Podemos posponer el encuentro con nosotros (as) mismos (as), pero no podemos evitarlo, sabemos que tu existencia no admite representantes, y que toda realidad negada ya está preparando su venganza. La evitación y la negación como respuesta adaptativa al distrés y al malestar la usamos todos los seres humanos porque ofrece un alivio inmediato, sin embargo, sabemos por experiencia propia, que es de corta duración, además de que no resuelve el problema y que, al querer protegernos de lo doloroso, nos aislamos de la vida. Menudo precio que pagar.

La maravilla que nos regala lo más nuevo de las neurociencias afectivas, es demostrar que más allá de estas estrategias evitativas, existen otras opciones más constructivas y plenas. La Psicología Positiva, el Mindfulness, todos los programas creados por las neurociencias contemplativas como el programa del CCT (compassion cultivation training) entrenamiento en el cultivo de la compasión o el CFT (terapia basada en la compasión), el MBEB (mindfulness y equilibrio emocional), son algunas de las propuestas seculares que descansan en muchas tradiciones de sabiduría milenarias y que han sido validadas, a través de la evidencia científica, por lo último de las neurociencias y de la neuroimagen funcional.

Creo que es imperativo que todo este conocimiento, esta sabiduría, estas experiencias, esta huida hacia adentro, sean las “batas internas obligatorias” de todos los sanitarios del siglo XXI. ¿Te quieres poner una bata de estas?.

Dr.Leonardo Romero Montemar
Radiólogo especializado en Cáncer de Mama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *