EL PACIENTE ONCOLÓGICO EN LA OFICINA DE FARMACIA

Los trabajadores de una oficina de farmacia contamos con una gran ventaja y es que somos vecinos. Con esto quiero decir que siempre hay una farmacia cerca, sin necesidad de solicitar cita y en ella están dispuestos a ayudar ejerciendo una actividad laboral asistencial. Somos expertos en el medicamento y en el cuidado del paciente, por eso, desde #JuntosXElCancer queremos involucrarnos con el paciente oncológico puesto que también somos personal sanitario.

La noticia del diagnóstico positivo del cáncer lleva a una gran respuesta emocional tanto por parte del paciente, como de cuidadores y familiares, afectando a la vida diaria. El paciente empieza a vivir una incertidumbre, de duración variable (cada cáncer es distinto), respondiendo a veces al “proceso de duelo”, como si de una pérdida se tratase (shock, negación, rabia, negociación, depresión, aceptación y resignación).

Shock: El paciente acude a la oficina de farmacia y es importante que le escuchemos.
Negación: No contradecirle y mantener una conversación neutra.
Rabia: No sentirnos aludidos por su agresividad, intentar descubrir la verdadera causa, no quitarle importancia a los problemas e intentar resolver el conflicto.
Negociación: Comprobar que el paciente sigue la terapia y evitar que las abandone por pseudoterapias.
Depresión: El paciente es consciente de la realidad, hacerle pasar a la acción y que participe en su tratamiento.
Aceptación.
Resignación: Mantener conversación positiva con el paciente con palabras sencillas, argumentándole la posibilidad de mejoría.

Dependiendo del conocimiento que tenga el paciente sobre la enfermedad o si ha tenido alguna experiencia con algún familiar, estas fases tendrán distinta duración.

Lo más importante desde la oficina de farmacia es escucharlos, tanto al paciente como al cuidador y estar dispuestos a ayudarles. El paciente se preguntará sobre el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento y nosotros debemos estar preparados para saber responder, como sanitarios que somos. Las dudas del paciente serán muchas(1).

Una gran parte del tratamiento del paciente oncológico será en el hospital, como puede ser la quimioterapia y la radioterapia, pero otros serán de dispensación en la oficina de farmacia, como el metotrexato, letrozol y tamoxifeno. Y para garantizar la correcta dispensación de éstos, es importante comprobar si existen interacciones entre los distintos fármacos prescritos al paciente. Los programas utilizados en la oficina de farmacia suelen poder detectar las interacciones. Estas interacciones pueden tener distinta gravedad, ante todo, en caso de duda, se debe consultar con el médico.

Según los niveles de interacción encontraremos :

Contraindicaciones: no deben infringirse.
Combinaciones no recomendadas: existen combinaciones de medicamentos que deben evitarse, excepto que se considere adecuada tras haberse valorado los beneficios/riesgos y siempre con vigilancia médica.
Precaución de uso: combinación posible si se siguen las recomendaciones indicadas.

Para evitar cualquier error a la hora de dispensar medicamentos, es necesario comprobar las interacciones, así como la posología y las contraindicaciones (2). Al igual que revisar cómo lo debe tomar y si tiene riesgo de interacción con los alimentos ya que puede verse aumentada o disminuida su absorción con ciertos tipos de alimentos.

Respecto a lo anteriormente mencionado, un elevado número de cánceres se relacionan con malos estilos de vida, por ello una dieta sana y equilibrada puede ayudar a prevenirlos. Además, los tratamientos oncológicos son muy agresivos y una mejora en la alimentación puede incrementar la calidad de vida y reducir los efectos adversos derivados del tratamiento(3).

Desde la oficina de farmacia y en especial aquellas que tengan servicio de nutrición, podemos ofrecer al paciente oncológico dicho servicio, evitando la desnutrición, que causan muchas veces los tratamientos, que reducen la calidad de vida y la esperanza de vida. Como consejos habituales tenemos la reducción del consumo de bebidas alcohólicas y comer de manera equilibrada reduciendo el consumo excesivo de carnes rojas o embutidos y aumentando el consumo de frutas y verduras (evitándose también el aumento de peso)(2). También existen distintos suplementos nutricionales, entre ellos las vitaminas para fortalecer el cabello y evitar su caída (la alopecia es un efecto secundario de muchos tratamientos y una preocupación para los paciente), pero antes de comenzar con la ingesta deben consultarlo con su médico oncólogo, ofreciendo siempre consejos sobre el cuidado del cabello como(4):

– Use un champú suave no perfumado para lavar el cabello.
– Considere no lavarse el cabello todos los días y no frote enérgicamente.
– Seque el cabello con toques suaves para impedir que se dañe.
– Elija un cepillo suave o un peine con dientes anchos y péinese con delicadeza.
– Proteja el cuero cabelludo del sol con protector solar, sombrero o pañuelo cuando esté al aire libre.
– Cúbrase la cabeza en los meses de frío para conservar el calor corporal.
– Evite usar secador de cabello con aire muy caliente o tirar del cabello.
– Evite rizarse o alisarse el cabello con productos químicos.
– Evite usar tinturas permanentes o semipermanentes.
– Use una funda cómoda y suave para la almohada de la cama.
– Hable con su equipo de atención médica antes de usar cualquier crema o loción para el crecimiento del cabello.
– Hable con su equipo de atención médica acerca de tomar la vitamina H o biotina.

La limpieza y cuidado de la piel son muy importantes en los pacientes oncológicos, ya que muchos de ellos presentan efectos adversos a nivel cutáneo del tratamiento anticanceroso (3) al igual que la protección solar. Desde la oficina de farmacia debemos transmitir que: se debe evitar tomar el sol entre las 12h y las 16h ya que al mediodía es cuando los rayos ultravioletas son más fuertes y, por tanto, más peligrosos; se debe aplicar frecuentemente la crema solar con un índice de protección en función del fototipo; que debemos utilizar la ropa adecuada para protegernos del sol (sombrero, camiseta, etc.) y tener cuidado con el reflejo de los rayos UV, tanto los producidos en la playa como en la nieve.

Otro papel importante del farmacéutico comunitario, del técnico o del auxiliar en farmacia es la educación y la prevención. En la farmacia se puede ofrecer el seguimiento farmacoterapéutico individual, un servicio que ha demostrado mejorar el cumplimiento terapéutico por parte del paciente y por tanto su salud y su calidad de vida. También, sobre todo en los pacientes de riesgo, podemos realizarse actividades de detección precoz (como es en el cáncer de colon, cérvix, mama), deshabituación tabáquica, fomentar la actividad física regular y aconsejar mantener una dieta equilibrada.

Las dudas del paciente oncológico en la oficina de farmacia son muchas, pero desde esta debemos estar preparados para responderlas de manera que nos entiendan, dando información y apoyo.

Francisco José Pérez García
Farmacéutico

Bibliografía.

(1) Lladós, J. R. (2018). Oncología para farmacéuticos El farmacéutico comunitario ante el paciente oncológico. El Farmacéutico No 563, 10–16.

(2) Fernández, A., Faure, S., Augereau, J., & Clairaz, B. (2017). El paciente con cáncer : dispensación y consejo en la farmacia. Mi Farma Formación.

(3) Bassa Ferrús, J., Cabello Armesto, Ó., Cogul Gisbert, A., & Font-Quer Plana, R. (2016). Servicio al paciente oncológico. Recuperado desde www.elfarmaceutico.es/index.php/revista-el-farmaceutico-el-farmaceutico-joven/item/7306-servicio-al-paciente-oncologico#.XfDEoS1DmCQ

(4) AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), I. (Instituto M. D. (2008). Guía de cuidados de pelo en el paciente oncológico. Asociacion Española Contral El Cáncer, 15. Recuperado desde https://www.aecc.es/sites/default/files/migration/actualidad/publicaciones/documentos/cuidados-pelo.pdf
Webs consultadas.
https://www.aecc.es/es
http://elfarmaceutico.es/index.php/revista-el-farmaceutico-el-farmaceutico-joven/item/7306-servicio-al-paciente-oncologico#.XfIceC1DmCQ


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *