EL CÁNCER DE MAMA ES EL TIPO DE CÁNCER MÁS FRECUENTE EN LA MUJER

Una de cada 8 mujeres lo sufriremos a lo largo de nuestra vida. El pronóstico de esta enfermedad ha ido mejorando gracias a importantes avances en los tratamientos, siendo actualmente la supervivencia a los 5 años de hasta un 90%. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que aún mueren en España más de 6000 mujeres al año por cáncer de mama metastásico.

El cáncer de mama es una enfermedad multifactorial, hay algunos factores de riesgo no modificables como la edad, el sexo femenino, el componente genético… sin embargo, algunos factores relacionados con nuestro estilo de vida es importante conocerlos para minimizar nuestro riesgo de padecer esta enfermedad. Es importante recalcar la importancia de la prevención primaria y reducir el consumo de alcohol y tabaco, evitar el sedentarismo y la obesidad y basar nuestra dieta en alimentos saludables como nuestra dieta mediterránea.

El siguiente paso tras la prevención primaria para mejorar el pronóstico del cáncer de mama, es la prevención secundaria mediante el diagnóstico precoz.

Hay clara evidencia científica de que el cribado (screening) con mamografía cada dos años en mujeres de entre 50-70 años  disminuye la mortalidad por cáncer de mama. Según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, la reducción de la mortalidad es del 40% entre las mujeres que aceptan la invitación a las revisiones. Ni la exploración física por el clínico ni la autopalpación mamaria han demostrado mejorar las tasas de detección de cáncer mamario, el pronóstico o la mortalidad por cáncer de mama. Esta información va dirigida a mujeres con un riesgo de padecer cáncer de mama poblacional (no incrementado por causa genética u otras causas, ya que en estos grupos de mujeres las recomendaciones serán distintas).

El objetivo de las revisiones con Mamografía, es detectar las lesiones malignas que puedan aparecer en la mama mediante una prueba de imagen (la mamografía) en mujeres sanas, antes de que aparezcan síntomas, como un bulto o retracción del pezón. Al detectar las lesiones antes de que sean lo suficientemente grandes como para producir sintomatología, estaremos haciendo un diagnóstico precoz. De esta forma. será más probable que la enfermedad se detecte en un estadío temprano, que permita un tratamiento menos agresivo y así la posibilidad de curación será mayor. 

Gracias a esta evidencia científica demostrada en ensayos clínicos, la mayoría de las poblaciones del primer mundo incluyen la mamografía bianual como programa de cribado poblacional y en España, se oferta a la población dentro del sistema de sanidad pública. Dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que vivas, esta invitación se hará a mujeres a partir de los 45 años o a partir de los 50. 

Entre los 40 y los 49 años y a partir de los 70 años hay más discordancia entre profesionales sobre si hacer las revisiones o no porque los datos disponibles son más limitados. Sí se ha demostrado disminución de la mortalidad derivada del diagnóstico precoz por mamografía, pero con menor evidencia científica (menos datos, menos estudios…)., sin embargo, la EUSOBI ( Sociedad Europea de Imagen mamaria) elaboró un documento en 2017 junto con otras 30 sociedades científicas europeas recomendando comenzar entre los 40- 45 años con cribado anual con mamografía. En el rango de edad de a partir de los 70 años pasa lo mismo que en las mujeres más jóvenes, ya que no se recomienda de manera general, sin embargo tanto las guías americanas como el documento de la  HYPERLINK “https://link.springer.com/article/10.1007/s00330-016-4612-z” \t “_blank” EUSOBI recomiendan continuar con el cribado bianual hasta los 75 años.  

A pesar de que el beneficio es evidente, hay ciertos riesgos inherentes a la realización de una prueba diagnóstica que deben conocerse. Algunas veces, las características de una lesión no son claras en la mamografía, y aunque sea una lesión benigna, será necesario realizar una biopsia para confirmarlo, es decir, biopsia no es igual a cáncer. 

Algo muy discutido es la radiación que supone la realización de una mamografía anual, es necesario aclarar que es mínima en los mamógrafos modernos digitales, equivale a la dosis que recibe una persona en unos meses por el hecho de vivir en este planeta (radiación natural). Dado el beneficio en cuanto a reducción de la mortalidad, la mínima dosis de radiación que supone una mamografía está más que justificada

Se trata de una prueba algo molesta, ya que la compresión de la mama es necesaria para hacer un buen diagnóstico y para que la dosis de radiación que recibe la mama sea mínima. El 40% de las mujeres no experimentan dolor, y solo un pequeño porcentaje refieren dolor intenso.

La realización de revisiones con mamografía es algo que se ofrece a la población, y la decisión de participar en los programas de cribado es personal, en la que también hay que valorar los posibles riesgos de los que os he hablado. Para minimizar estos riesgos es importante que elijáis un lugar adecuado para las revisiones, con personal con experiencia en diagnóstico de patología mamaria y cribado, con equipamiento moderno.

Una vez elegido el lugar adecuado con radiólogos expertos, ve siempre al mismo centro porque esto te evitará sustos innecesarios, ya que siempre se tendrá acceso a todo tu historial y evitará biopsias de lesiones ya conocidas. Además, podrás establecer una relación más estrecha con tu radiólogo y preguntarle tus dudas.

Si cambias de centro o vas a un sitio donde no tengan los estudios archivados digitalmente, no olvides llevar siempre tus mamografías o ecografías de mama anteriores ya que la comparación entre los estudios de cada año es fundamental, muchas veces los hallazgos que vemos son tan sutiles que sólo se diagnostican por un pequeño cambio entre un año y otro, además, así el radiólogo no interpretará como nuevos, hallazgos ya conocidos y estudiados. 

Dra. Myriam Montes.
Radióloga de mama del Hospital Clínico San Carlos

Estudios en la Facultad de Salamanca
Radióloga de mama en el Hospital Nuestra señora del Rosario
Profesora de la Escuela de Técnicos de imagen del hospital clínico san Carlos y del master de senología de la universidad complutense.
Radióloga en programa de detección precoz de la comunidad de Madrid
Cofundadora del blog mamaymas
Médico especialista en Radiología mamaria

Bibliografía:

1-Béatrice Lauby-Secretan, Ph.D., Chiara Scoccianti, Ph.D., Dana Loomis, Ph.D., Lamia Benbrahim-Tallaa, Ph.D., Véronique Bouvard, Ph.D., Franca Bianchini, Ph.D., and Kurt 1-Straif, M.P.H., M.D., Ph.D. Breast-Cancer Screening Viewpoint of the IARC Working Group. N Engl J Med 2015; 372:2353-2358

2-Sardanelli, F., Aase, H.S., Álvarez, M. et al. Position paper on screening for breast cancer by the European Society of Breast Imaging (EUSOBI) and 30 national breast radiology bodies from Austria, Belgium, Bosnia and Herzegovina, Bulgaria, Croatia, Czech Republic, Denmark, Estonia, Finland, France, Germany, Greece, Hungary, Iceland, Ireland, Italy, Israel, Lithuania, Moldova, The Netherlands, Norway, Poland, Portugal, Romania, Serbia, Slovakia, Spain, Sweden, Switzerland and Turkey. Eur Radiol 27, 2737–2743 (2017).
3-Sistema Europeo de Información del Cáncer (European Cancer Information System, ECIS). 

4-Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). 
Las cifras del cáncer en España 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *