SUPERANDO LAS DIFERENTES ETAPAS DE LA ENFERMEDAD

Hace unos meses me llamó Ishoo Budhrani para proponerme un reto. Su idea me pareció una locura ¿62 personas unidas haciendo post con ideas entrelazadas para ayudar, guiar y apoyar al paciente oncológico?

¡Si no, nos conocemos, si somos de diferentes ciudades! … Pero Ishoo ya había seleccionado a un grupo de personas con algo en común…Sus ganas de ayudar.

Gente diferente, enfermeros, pacientes, auxiliares, biólogos, farmacéuticos, técnicos … que han abierto su corazón y han narrado en diferentes posts sus experiencias, conocimientos y sentimientos sobre el cáncer, con el único fín de ayudar y aprender de esta enfermedad

EL CÁNCER.
Cuando me llamó tenía claro el tema, un tema que controlara, como técnico de rayos y coordinadora del servicio de radiodiagnóstico durante 10 años, me decidí por la diferencia del TAC y la resonancia magnética, con el fin de que el paciente oncológico pudiera diferenciar los aparatos. Pero con lo que no contaba era con los mucho que iba aprender en este movimiento.

Quizá cuando me llamó Ishoo, no estaba preparada… pero, con los posts de al otro lado del pijama de mi compañera Merche García y Eva Alfayate o con el post de “Un viaje inesperado” de la Doctora Manchón que llegaron a mí, como un abrazo, en uno de los peores momentos de mi vida, comprendí que debía cambiar mi post.

Mi historia:
El 20 de agosto del 2018 cambio mi vida con la peor noticia posible, la enfermedad de mi hija pequeña de 2 años. Aunque no es cáncer, nadie está preparado para hacer frente a una enfermedad grave.
Las etapas o procesos de este camino son múltiples, Creo que las clasificaría de la siguiente manera
La incertidumbre, seguida de negación, miedo y el sentimiento de culpa. Proceso de lucha, vigilia, reestructuración familiar, superación de la enfermedad y por último superación psicológica.

El proceso de incertidumbre es el primero que llega, cuando mil pruebas te abordan y no sabes muy bien que resultados te esperan.

Aún recuerdo la voz de la doctora, la cual me despertó de mi pensamiento.

– ¿Sonia me oyes? – ¿Sonia me entiendes?, repetía.

Claro que la oía, pero estaba en el siguiente proceso.

Proceso o etapa de negación.
Esto no me puede estar pasando a mí. Cuando asumes los resultados, y decides poner en marcha los tratamientos, un miedo invade tu cuerpo.

Proceso de miedo. Seguido de un proceso de culpa. Por lo menos en mi caso que la enfermedad la sufría mi hija. Cuando eres madre, se establece la necesitad u obligación de ayudar y proteger a tus hijos. Pero, ¿qué ocurre si se escapa de tus manos? ¿Si no puedes protegerle?

Aún recuerdo cuando recibí la noticia del Neuropediatra. Estaba inmóvil abrazada a mi hija como si estuviera protegida en mis brazos y junto a mí, nada malo le pudiera pasar. Durante el tratamiento pasé y pasarás a una etapa de vigilia constante. En esta etapa te aconsejo que no dejes que te invadan los pensamientos negativos y nunca olvides que debes de luchar por tu vida, o por la vida de tus seres queridos. No puedes tirar la toalla, no es fácil, pero tú puedes.

Etapa de reestructuración familiar, es una etapa igual de dura que las demás. Si ya por contado las familias estamos inmersas en una vorágine de trabajo, eventos etc. Y cuando llega la enfermedad parece que no cabe que no tiene espacio. Lo que no sabemos es que no hay posibilidad de no entrar y rompe con todo lo planeado. Eventos, trabajos y sueños.

Aquí me gustaría contarte la posibilidad de solicitar una prestación económica para el cuidado del menor afectados con cáncer u otra enfermedad grave. Se solicita a la mutua de trabajo (Debes estar empleado) y es variable cada mes. El porcentaje se acuerda con la mutua marcando como mínimo el 50% y máximo el 99 %.

Una de las peculiaridades es que no es compartible, es decir que no puede un progenitor coger el 60 % y el otro 40 % pero si puede ser modificado por periodos de tiempo siendo unos meses el beneficiario uno y otros el otro. La prestación es íntegramente tu sueldo.

Son cosas que debes plantearte en el caso que el proceso oncológico afecte a un menor a tu cargo. El tiempo de los tratamientos, médicos y como es mi caso la rehabilitación, son tantos que no hay posibilidad de trabajo a tiempo total, por lo menos, en el proceso activo de la enfermedad. Recuerda que en esta tapa sólo debemos centrarnos en luchar.

Por último, solo espero que la vida te de la opción como a mí y busques la etapa de superación psicológica, es muy importante superar la enfermedad, pero creo que es casi igual de importe superar psicológicamente el proceso.

Debes encontrar lo que has aprendido en el momento más duro de tu vida y compartir con los demás.

Gracias Ishoo por esta oportunidad.

Recuerda que nadie está preparado para hacer frente a esta enfermedad busca ayuda de un profesional si lo necesitas, incluso si no lo necesitas te ayudará.

Sonia Ginés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *