DE CERO A CÁNCER DE MAMA

Compartir conocimientos y divulgarlos para pacientes es uno de las grandes oportunidades que nos ofrece Internet y las redes sociales a los profesionales de la salud. Este año 2019 celebrar el Día Mundial contra el Cáncer significa salir de mi blog y unirme a muchas otras personas para sumar información en relación al cáncer y multiplicar nuestra voz en la iniciativa #JuntosXElCáncer.

Hoy quiero escribir sobre el viaje que significa el diagnóstico del cáncer de mama, un viaje del cero al cáncer.

Las personas que acuden a una unidad de diagnóstico de mama suelen ser personas asintomáticas o con un pequeño síntoma como es un bulto en la mama o una secreción por el pezón..etc. Cualquiera de estas situaciones no comporta ningún malestar general ni sensación de enfermedad siendo esta una situación singular para asumir la enfermedad.

Afrontar una enfermedad y su tratamiento suele pasar por tener algún síntoma que nos haga desear aliviar aún a costa de un tratamiento poco agradable. No es así en el caso del cáncer de mama. Personas sanas deben asumir un diagnóstico que empeorará su calidad de vida en función del tratamiento siendo este punto clave a la hora de asumir su diagnóstico.

El cáncer no suele avisar hasta que no invade estructuras vitales y muchas veces eso significa llegar tarde para un tratamiento que permita su curación. En el caso del cáncer de mama son escasos los síntomas en estadios precoces y es por eso que se utiliza la mamografía para detectarlo en pacientes asintomáticos. Este tipo de cáncer tiene una población diana definida, las mujeres por encima de los 40 años. En esas mujeres la mamografía es la mejor opción para un diagnóstico precoz y por tanto evitar tratamientos que empeoren la calidad de vida.

Las mujeres que acuden a los programas de cribado poblacional o que utilizan la mamografía como medio de detección precoz recomendado por su médico son mujeres en teoría sanas. La rutina de acudir reiteradamente al servicio de mamografía puede ayudar a normalizar ese momento pero en esos instantes que todas estamos esperando el resultado siempre hay un cierto miedo a la incertidumbre, al diagnóstico inesperado de un cáncer de mama.

Por otro lado cuando el cáncer se asoma en esas mamografías aparecen otras pruebas que debemos realizar para verificar si la imagen que se visualiza en la mamografía es o no un cáncer.

La ecografía nos permite diferenciar lesiones quísticas compuestas por líquido y siempre benignas y las lesiones sólidas, algunas ya de aspecto sospechoso, otras de aspecto probablemente benigno y otras dudosas. Cada vez más la resonancia magnética es una de las pruebas más utilizadas en el diagnóstico del cáncer de mama. Puede servir para confirmar o descartar sospecha y para estudiar la extensión de un cáncer de mama. El cáncer de mama tiene posibilidades de ser una enfermedad multifocal con varios focos en la misma mama o hasta en un 3-5% de los casos puede ser una enfermedad bilateral en ambas mamas. La resonancia es el mejor método de diagnóstico para poder determinar si existen otros focos de sospecha. Su sensibilidad por encima del 90% hace que sea la mejor exploración de imagen frente al cáncer de mama.

Al final siempre es necesario obtener una pequeña muestra mediante una biopsia y verificar si estamos frente a un cáncer o una entidad benigna.

En el caso de mujeres con algún síntoma sospechoso como el bulto en la mama o la secreción por una mama, la mamografía y la ecografía serán igualmente el punto de partida. Aunque la mayoría de veces esos signos se deben a lesiones benignas al final si no hay un diagnóstico por imagen de benignidad acabaremos haciendo una biopsia.

En este proceso de diagnóstico aquellas personas que entran en la unidad de mama como personas sanas van empezando a vislumbrar más o menos la posibilidad de su enfermedad. Su cuerpo no genera signos vitales de alerta pero el transcurso de las pruebas las aleja o acerca a un diagnóstico difícil de asumir, el cáncer.

La biopsia guiada por cualquier técnica de imagen, mamografía, ecografía o resonancia magnética, es un momento clave para que asome esa incertidumbre y el miedo a estar enfermo. Habrá que esperar unos días, los especialistas en anatomía patológica necesitan procesar las muestras que obtiene el radiólogo para poder emitir un diagnóstico. Son días de sufrimiento.

Llegado el momento del resultado de la biopsia es el momento de la gran verdad y de asumir la noticia. Algunas mujeres ya tienen una cierta información que hemos podido adelantar, alguna sospecha e incluso una premonición. Otras por el contrario nada sospechan. La noticia de que están enfermas y que la enfermedad es un cáncer de mama es difícil de asumir. Algunas personas quedan estupefactas por esa sensación de salud que supone la ausencia de síntomas y tardan en creer la noticia. Otras empiezan a ver un cambio en su vida que las llevará a un territorio desconocido y aparece el peor miedo, miedo a morir. De sanas a temer por su vida en unos instantes.

Este es un viaje habitual en una unidad de mama, de cero a cáncer. Ser testigos una y otra vez de este proceso no debe inmunizarnos. Por el contrario, todos los profesionales de estas unidades como son: radiólogos, técnicos especialistas en imagen para el diagnóstico, auxiliares de enfermería, enfermeras,..debemos acompañar a las personas en ese viaje inesperado intentando aportar la información necesaria para reducir miedos e incertidumbres. Que lo aprendido de nuestra experiencia sirva para un acompañamiento que les haga recordar de ese día no tanto la noticia si no lo que fuimos capaces de hacerles sentir.

Desde aquí deseando un buen viaje a todas aquellas personas que un día sin comprar billetes la vida los embarco en el viaje del tratamiento de un cáncer. No perdáis la esperanza con informaciones erróneas, confía en tu médico y en tus profesionales sanitarios pero no dudes en preguntar. Pregunta mucho mucho, hasta calmar esa incertidumbre.
Un gran abrazo virtual !!

Dra. Pilar Manchón
Grup Manchón

1 pensamiento sobre “DE CERO A CÁNCER DE MAMA”

  1. Pingback: ¡Estamos de aniversario! – El Blog de la Dra. Pilar Manchón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *