LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y LA EDUCACIÓN DEL PACIENTE FRENTE AL CÁNCER

Con motivo del día internacional del cáncer y siguiendo con la propuesta de JuntosXTuSalud me gustaría dar a conocer con este post una manera de ver el cáncer que antes no era posible y gracias a ciertos avances tecnológicos el paciente tiene una herramienta más a su alcance para comprender su condición al enfrentarse a una enfermedad como es el cáncer.

Cuando llega el momento de comunicarle a una persona que padece un cáncer es un momento difícil y depende como se transmita esa información puede ser o no comprendida por el receptor. Los profesionales sanitarios tenemos que tener la capacidad de transmitir un mensaje entendible para facilitar la compresión del paciente en relación a su enfermedad o proceso por el cual acude al centro de salud.

Hay tecnologías de reciente desarrollo que ayudan a comprender, podríamos decir también empoderar, mejor a las personas sobre su enfermedad y sentirse más seguros al decidir sobre sus opciones de tratamiento.

La impresión 3D, la realidad virtual y realidad aumentada son tecnologías innovadoras que aportan potencial al cirujano para planificar la cirugía e incluso guiarla dentro del quirófano, pero también pueden aportar importantes beneficios educativos más allá de la planificación y entrenamiento pre–quirúrgico.

Los usuarios interactúan con conjuntos de datos médicos en 3D a través de la realidad virtual y la realidad aumentada.

Papel de la impresión 3D en la educación del paciente

En el reciente congreso de la sociedad radiológica de América del Norte</a> (RSNA) en noviembre pasado se presentó un estudio que relaciona los modelos impresos en 3D y la realidad aumentada como posibles facilitadores en la comprensión de la anatomía, la enfermedad, la ubicación del cáncer y su posible tratamiento.

Un estudio basado en encuestas a pacientes afectados por cáncer de riñón y próstata permitieron conocer a los evaluadores el grado de compresión del paciente sobre anatomía, la enfermedad y la cirugía junto con las posibles complicaciones asociadas con el procedimiento en una escala del 1 al 10.

La posibilidad de ver un modelo físico del órgano afectado por el cáncer da una visión más precisa pero lo más común es que el médico utilice imágenes médicas en un ordenador como puede ser un escáner de tomografía computarizada (TAC) o una resonancia magnética y resulta difícil imaginarse cómo se ve realmente el órgano en relación al tamaño y forma. Esto muchas veces resulta poco efectivo ya que el paciente no está familiarizado con la visualización de este tipo de imágenes y la visión que ofrece la imagen 2D en el ordenador carece de realismo. La posibilidad de ver un modelo físico impreso en 3D segmentando cada estructura con un color diferente da una sensación más real de lo que el medico quiere transmitir y el paciente llega a comprenderlo en un porcentaje más elevado.


Riñón impreso en 3D con estructuras codificadas por color, que incluyen tumor (púrpura), arterias (rosa), venas (azul claro) y el sistema de conducto colector (azul oscuro). Imagen cortesía de Nicole Wake, PhD. Auntminnie.com

La ventaja más notable de un modelo impreso en 3D es la exposición directa del órgano, que no es posible en la tomografía computarizada (TAC) o la resonancia magnética. Los participantes en algunos estudios mejoraron significativamente su comprensión después de la educación con modelos impresos en 3D en comparación con los métodos convencionales.

Como contrapartida uno de los posibles inconvenientes del uso de estos modelos de forma habitual en consultas medicas pueden ser su coste aun un poco elevado y el tiempo que se necesita para imprimir ciertos modelos. Pero la tecnología avanza muy rápido y el futuro es prometedor en cuanto a los materiales con los que se imprimen los modelos en 3D. Algunos autores constataron que los modelos impresos en 3D pueden llegar a cambiar algunas cirugías por opciones menos invasivas una vez analizado el modelo.

En conclusión, podríamos afirmar que la impresión 3D es una herramienta útil y efectiva para reforzar la comprensión del paciente sobre su condición. La impresión 3D fue mejor valorada, en comparación con la realidad aumentada, por los pacientes participantes en varios estudios ya que ofrece una visión más realista de la anatomía al poder manipularla y aumenta la comprensión sobre la enfermedad y su posible tratamiento a la vez que ofrece al médico la posibilidad de poder transmitir mejor la información al paciente.

1. Bernhard, J.-C., Isotani, S., Matsugasumi, T., Duddalwar, V., Hung, AJ, Suer, E. et al. (2015 Personalized 3D printed model of kidney and tumor anatomy: a useful tool for patient education. World Journal of Urology, 34(3), 337–345.
2. https://www.auntminnie.com/index.aspx?sec=nws&sub=rad&pag=dis&ItemID=123930

Autor del post:
Nicolas Vega De Andrea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *