MELANOMA, LA OTRA CARA DEL BRONCEADO

Melanoma, la otra cara del bronceado.

1.La piel, el órgano más extenso del cuerpo

¿Sabías que la piel es el órgano más extenso del cuerpo? Es el órgano más grande, protege del calor, luz solar, lesiones e infecciones. Tiene acciones termorreguladoras y almacena el agua, la grasa y la vitamina D. Las principales capas de la piel se dividen en tres: epidermis, dermis e hipodermis.1,2 En equivalencia con una tarta de queso, la epidermis sería la primera capa, de arándanos, la dermis sería la intermedia, que sería el queso, y la hipodermis, que es la capa más profunda de la piel, sería la galleta.

La epidermis protege las capas internas y produce la queratina, sustancia que es impermeable y fortalece la piel. Ésta es la capa que contiene células que nos permiten tener sentido del tacto y proporcionar inmunidad. Está compuesta por células divididas en tres tipos:1,2

Escamosas: son células delgadas y planas que ocupan la mayor parte de la epidermis.

Basales: son redondas y se encuentran debajo de las escamosas.

Melanocitos: se encuentran en la parte inferior y producen la melanina, que es el pigmento que da color a la piel. Ante una exposición solar, hacen que tengas una piel bronceada y que coja un tono más oscuro.

La dermis, la capa intermedia, contiene vasos linfáticos, folículos pilosos, sangre y glándulas. Éstos aportan fortaleza, apoyo y flexibilidad.

La hipodermis contiene células de grasa, o tejido adiposo, que aíslan el cuerpo y le ayudan a conservar el calor.

2.El melanoma, un tipo de cáncer de piel

El cáncer de piel se produce por el crecimiento anormal de las células de la piel, se suele desarrollar en zonas de la piel expuestas al sol, aunque también puede ocurrir en otras zonas que no estén expuestas.3

Para reducir el riesgo de padecer cáncer de piel se puede evitar la exposición prolongada a la radiación ultravioleta y revisar la piel para poder detectarlo en sus inicios. La detección temprana es importante porque así el tratamiento es más eficaz y menos agresivo.3

Hay tres tipos de cáncer de piel: el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma. Centrándonos en el melanoma, se denomina así al tumor cutáneo oscuro que se desarrolla en los melanocitos de la piel. Este color es debido a la pigmentación de la melanina. El ciclo de la vida de las células es crecer, dividir y morirse. En el caso del melanoma, las células mutan, cambian y comienzan a crecer y dividirse mucho más rápido que las células normales, por lo que se agrupan formando tumores, pudiendo comprometer órganos y tejidos e incluso trasladarse a otras partes del organismo, produciéndose la metástasis.3,4

El melanoma puede afectar a personas con pieles de todo fototipo. En personas con tez más oscura tiende a desarrollarse en las palmas de las manos, las plantas de los pies o bajo las uñas, aunque tienen mayor riesgo los de tez clara.3

Los signos más frecuentes del melanoma son:3

• Un área grande y amarronada con pintitas más oscuras.
• Un lunar que cambia de color, tamaño o sensación, o que sangra.
• Una lesión pequeña con un borde irregular y partes que aparecen de color rojo, rosa, blanco, azul o azul oscuro.
• Una lesión dolorosa que pica o arde.
• Lesiones oscuras en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las yemas de los dedos de las manos o los pies, o en el recubrimiento de las mucosas de la boca, la nariz, la vagina o el ano.

3.¿Qué hacer para prevenir el cáncer de piel?

Reducir la exposición a la luz ultravioleta:1,5

Es el factor de riesgo principal. Los rayos UV son un tipo de radiación invisible proveniente del sol y otras fuentes artificiales como las máquinas de bronceado o las lámparas solares. Hay tres tipos de rayos UV: los UVA, que alcanzan la superficie terrestre y pueden penetrar las capas más profundas y dañar el ADN de las células de la piel, los UVB, que la mayoría son absorbidos por la capa de ozono y llegan en menor proporción a la superficie terrestre; ayudan a producir la vitamina D en la piel, pero aún así pueden causar quemaduras solares y dañar el ADN, y los UVC, que son los más peligrosos, aunque no alcanzan la superficie terrestre. Se aconseja:

• Evitar la exposición solar durante períodos prolongados, sobre todo en las horas centrales del día, de las 12 a las 16 horas.
• Usar camisas de manga larga, pantalones largos, sombrero y gafas.
• Usar protector solar antes de exponerse al sol con un factor de protección solar adecuado para cada tipo de piel, incluso en invierno. Usar protector facial solar durante todo el año.
• Evitar las salas bronceadoras, cada vez que usted se broncea, aumenta el riesgo de tener cáncer de piel.

Revisión anual en el dermatólogo:1

Para determinar si hay lunares, marcas de nacimiento o áreas pigmentadas cuyo color, tamaño o forma es anormal, o para realizar un seguimiento y ver su evolución.

Autoexploración periódica:1,6

Conocer las manchas o nevus de nuestra piel. Si notamos un cambio, debemos acudir a un dermatólogo para que lo valore. Existe la regla de ABCDE que nos ayuda a distinguir un melanoma de un lunar normal:

A (Asimetría): si la mitad del lunar no es igual que la otra mitad.
B (Bordes): irregulares, borrosos, o dentados.
C (Color): con los que hay que tener precaución son los rojizos blanquecinos y azulados sobre lesiones de color negro.
D (Diámetro): cuando el lunar mide más de 6 milímetros o aumente su tamaño a uno mayor que eso.
E (Evolución): si el lunar experimenta cambios en tamaño o forma.

4.Factores de riesgo que influyen en la aparición del melanoma7,8

Exposición a la luz ultravioleta:

La luz solar es la principal fuente de radiación ultravioleta, junto a las lámparas solares y las camas bronceadoras. Los rayos UV dañan el ADN que se encuentra dentro de las células de la piel. Los factores que influyen son el patrón y el momento de exposición a la luz UV.

Lunares:

Los lunares, también denominados nevus o nevo, son unos tumores pigmentados benignos (no cancerosos). Generalmente, los lunares no están presentes en el nacimiento, sino que aparecen después, en la infancia o en la etapa adulta.

Los factores que influyen son la excesiva presencia de lunares (más de 50), los nevus congénitos (los lunares que aparecen nada más nacer) y los nevus displásicos (que suelen ser más grandes que otros lunares y de un color y forma anormal). Ambos nevus pueden llegar a producir el melanoma.

Tez blanca, pecas y cabello claro:

Las personas con tez blanca son las que tienen mayor riesgo de padecer melanoma. Aquellas con cabello rubio o pelirrojo y ojos azules o verdes, o las personas que se queman enseguida y se llenan de pecas.

Antecedente familiar de melanoma:

Si tiene uno o más familiares de primer grado que hayan tenido melanoma, se recomienda que acuda con regularidad al dermatólogo, realice un examen minucioso de su piel una vez al mes, sea cuidadoso con la fotoprotección y evite los rayos ultravioleta artificiales.

Otros factores:

Antecedente personal de melanoma u otros cánceres de piel, envejecimiento, sistema inmune debilitado, pertenecer al sexo masculino, o padecer xeroderma pigmentoso (afección hereditaria que afecta a la capacidad de las células de la piel para reparar el daño causado en el ADN) son algunos de factores que también pueden influir en la aparición de melanomas.

5.Conclusiones

El principal factor de riesgo del melanoma es la exposición a la luz UV. Se pueden realizar prevenciones desde temprana edad, como exponerse a ella con precaución y usar fotoprotección, observar los lunares y visitar al dermatólogo de forma anual.

Carlota Vizmanos Soláns.
Farmacéutica especializada en dermocosmética y marketing digital.
Graduada en Farmacia. Máster en marketing farmacéutico. Posgrado en marketing digital.
Digital Marketing Specialist. Colaboradora de marcas de dermocosmética y revistas científicas.
Redes sociales: instagram: @dermolink

Bibliografía:

• Instituto Nacional del Cáncer. Prevención del cáncer de piel (PDQ®)–Versión para pacientes. Cancer.gov [Internet]. Disponible en:
https://www.cancer.gov/espanol/tipos/piel/paciente/prevencion-piel-pdq

• MedlinePlus. Componentes de la piel. Medlineplus.gov [Internet] 2018 Disponible en:
https://medlineplus.gov/spanish/ency/anatomyvideos/000029.htm

• Mayo Clinic. Cáncer de piel. Mayoclinic.org [Internet]. Disponible en:
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/skin-cancer/symptoms-causes/syc-20377605

• Estilita Esteva Protección solar y melanoma. Ámbito de acción de la farmacia. Vol. 28. Num 5. elselvier.es [Internet] Junio 2009. Disponible en:
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-proteccion-solar-melanoma-ambito-accion-13139751

• CDC. Información básica sobre el cáncer de piel. Cdc.gov [Internet] 2020 Disponible en:
https://www.cdc.gov/spanish/cancer/skin/basic_info/index.htm

• CDC. ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de piel? Cdc.gov [Internet] 2020 Disponible en:
https://www.cdc.gov/spanish/cancer/skin/basic_info/symptoms.htm

• Carmen Pimentel et. al. Melanoma. Prevención. Vol. 15. Núm. 5. elselvier.es [Internet] 2021. Disponible en:
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-melanoma-prevencion-13013456

• American Cancer Society. Factores de riesgo para el cáncer de piel tipo melanoma. cancer.org [Internet] 2019. Disponible en:
https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-piel-tipo-melanoma/causas-riesgos-prevencion/factores-de-riesgo.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *